Gilberto Hernández García |

En el Día Mundial contra la homofobia, una reflexión sobre la fe y la homosexualidad

Un tema por demás urgente en la Iglesia católica es el del acompañamiento pastoral a las personas que viven en condición homosexual. Tarea que, de entrada, ya se antoja difícil debido a la relación de hostilidad que algunos colectivos «gay» tienen con la Iglesia debido a experiencias de rechazo, estigma y «condenación», que si bien no son generalizadas si han existido.

Y es importante este servicio ya que, reconoce el Catecismo de la Iglesia Católica, son «un número apreciable» los que viven esta situación y deben ser «acogidos con respeto, compasión y delicadeza». La situación se complica, podemos decirlo así, cuando además la persona homosexual quiere vivir su fe. «Ser homosexual y cristiano es algo difícil y extenuante, sobre todo en este momento histórico».

Hacia una pastoral específica

Como una ayuda  para una pastoral «respetuosa y amiga», circula un libro que aborda este acuciante tema, titulado «Fe y homosexualidad», escrito por el sacerdote italiano Valter Danna, donde recoge la experiencia de un grupo de trabajo y reflexión llamado precisamente «Fe y homosexualidad», auspiciado por la Oficina Diocesana de Pastoral de la Familia de la Arquidiócesis de Turín, en Italia.

Los contenidos del libro «no pretenden mostrar nuevas verdades ni alejarse de los señalamientos morales de la Iglesia católica concernientes a la moral sexual», sin embargo si ofrece a los agentes de pastoral reflexiones profundas «dentro del frágil ambiente de la pastoral ordinaria, a manera de orientación práctica que ayude a guiar a las personas homosexuales con una mirada respetuosa y amigable».

Para muchas personas que viven la condición homosexual la experiencia de fe no es algo secundario para la realización de su proyecto personal. La adhesión al Evangelio de Jesucristo y el deseo de buscar, a través de los valores fundamentales del cristianismo, respuesta concreta a las dudas y dificultades que enfrentan las personas homosexuales, pueden inspirar a muchos de ellos un camino de liberación.

Ese camino de liberación «se refiere a un acompañamiento sabio que ayude a la persona homosexual creyente a comprenderse mejor a sí misma, a cambiar aquello que es necesario cambiar de sí  para crecer en el encuentro personal y eclesial con el Señor Jesús, dejando emerger en sí misma aquellas tensiones profunda y aquellas potencialidades de su interioridad que podrán ayudarla a vivir una existencia personal llena de sentido y capacidad de ayuda y colaboración para con los demás a la luz de  la misericordia del Padre».

Del «orgullo gay» a una  pastoral liberadora

El libro es fruto de los trabajos que desarrollo ese grupo eclesial, a propósito de  una edición de la Marcha del Orgullo Gay en Turín, evento que propició el deseo de ofrecer ayuda a los creyentes que viven esa preferencia sexual. Así se formó una mesa de trabajo encabezada por dos sacerdotes católicos: Valter Danna y Segattti. En  las reflexiones participaron otros sacerdotes especializados en ámbitos específicos, además de personas creyentes y practicantes que en su mayoría viven su propia condición homosexual. Esas reflexiones fueron enriquecidas con los aportes de teólogos morales, psicólogos y psicoterapeutas.

Danna Valter, Fe y homosexualidad. Asistencia pastoral y acompañamiento espiritual, Buena Prensa, México 2010, 78 páginas.