Por Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco |

El próximo 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís, la Provincia e Acapulco formada por las diócesis de. Guerrero, la de Tlapa, Ciudad Altamirano, Chilpancingo Chilapa y Acapulco, celebrará la Jornada Provincial del Medio Ambiente, como parte de un acuerdo de las diócesis para integrar el tema del cuidado de la Creación en su acción pastoral. Hay razones de peso que nos han llevado a poner nuestra atención en este tema. De suyo, la Creación, como obra de Dios, ha quedado bajo la responsabilidad del ser humano, que ha de cuidarla, cultivarla y mantenerla íntegra, de acuerdo al Plan divino. Por otra parte, observamos que en nuestra región hay signos que preocupan y que nos obligan a poner mucha atención desde nuestra misión pastoral.

No tenemos una cultura ambiental, ni ciudadanos ni autoridades, lo cual ha ido generando daños que pueden ser irreversibles. La contaminación de ríos, lagunas y mares, el manejo deficiente de deshechos y el abuso de los recursos naturales son algunas de las prácticas que afectan directamente las buenas condiciones ambientales, tan necesarias para un desarrollo integral y sustentable. A esto se suma la preocupación por los proyectos de exploración y de explotación de minerales en diversas regiones del Estado de Guerrero, y las no claras consecuencias ambientales del proyecto hidroeléctrico de La Parota

La Iglesia católica en Guerrero ha decidido contribuir con su parte en la construcción de una cultura ambiental que de lugar a una relación positiva con el medio ambiente. Con la Jornada Provincial que celebraremos cada 4 de octubre queremos dar impulso a proyectos pastorales que tengan como finalidad la promoción de esta cultura de respeto y cuidado del medio ambiente. Mediante la catequesis y la predicación queremos educar, mediante las celebraciones litúrgicas queremos celebrar el don de la Creación para asumir nuestra responsabilidad mediante acciones concretas en cada una de las diócesis. En Acapulco tendremos una celebración especial el sábado 4 de octubre a las 12 del día, en la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad para activar iniciativas diocesanas y parroquiales en favor del medio ambiente.