Misiones Salesianas |

La pobreza en Petén “te golpea en la cara todos los días. El hecho de haber nacido en una parte del mundo es una gran fortuna de la que no te das cuenta hasta que tocas con la mano lo que significa la palabra miseria”, asegura el padre Giampero de Nardi, misionero salesiano en Guatemala.

“Hemos construido una imagen de los pobres, tal vez un poco para silenciarnos la conciencia, de que son ricos en valores, afecto…, cosas que nuestra sociedad ha perdido a causa del consumismo. Es una gran mentira”.

El religioso hace un balance del año que lleva en la comunidad de San Benito Petén con esta reflexión sobre la actividad diaria de los Salesianos: “La educación es la única herramienta que puede cambiar las cosas y no lo digo solo porque soy un salesiano, sino porque lo veo todos los días; pero la educación y la cultura requieren tiempos largos”.

El pobre en cualquier parte del mundo no tiene derechos, ni siquiera tiene el derecho a tener derechos. El pobre es pobre en todo. “En Europa nos hemos inventadootras pobrezas: la pobreza afectiva, de valores… todo es verdad, pero los pobres aquí simplemente no tienen nada, no tienen ni dinero, ni afecto, ni valores”, comenta con dolor el salesiano.

El pobre en Petén no tiene una familia, no tiene quien se preocupe por ellos, no tiene la posibilidad de comer, de ser atendido, de vivir con dignidad, no tiene afecto, no tiene simplemente nada de nada. La pobreza es una injusticia, pero sería aún más injusto querer embellecerla para que no nos haga mal o no sea incómoda.

Normalmente se habla de no dar el pescado a los pobres, sino enseñarles a pescar… En realidad, “les debes dar el pescado mientras les enseñas a pescar… pero encima aquí el pobre carece incluso del río o el lago donde pescar”, recalca el misionero.

Las palabras del nuevo Rector Mayor, en su reciente viaje a Guatemala, son un estímulo tanto para los Salesianos como para las comunidades más desfavorecidas que atienden. A una pregunta sobre Petén respondió que “absolutamente no debemos abandonar Petén, ni tampoco cualquiera de las periferias donde están los pobres”.