La mañana de este domingo el Papa Francisco ha recibido en audiencia privada en el Vaticano a Raúl Castro, presidente de Cuba; así lo ha comunicado la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Federico Lombardi, vocero del Vaticano, dio a conocer que el encuentro duró más de 50 minutos, y fue muy cordial. El Presidente quiso agradecer al Santo Padre por el activo papel que desempeñó en favor de la mejora de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América; además presentó al Papa los sentimientos del pueblo cubano en espera y preparación de su próxima visita a la Isla en el mes de septiembre.

El portavoz de la Sede Apostólica resaltó el intercambio de regalos. “Fue muy significativo”: el Presidente ofreció al Papa una preciosa medalla conmemorativa de la Catedral de La Habana y un cuadro de arte contemporánea, que representa una gran cruz compuesta de restos de barcazas sobrepuestos, ante la cual se encuentra un migrante en oración. El artista cubano Kcho, que estaba presente, explicó al Papa que se inspiró en su gran compromiso en llevar a la atención mundial los problemas de los migrantes y refugiados, a partir de su famoso viaje a Lampedusa. El Papa donó al Presidente su exhortación apostólica Evangelii Gaudium y un gran medallón que representa a San Martín de Tours en el acto de cubrir a los pobres con su capa. El Papa señaló explícitamente que éste, es un regalo que hace particularmente con placer, porque recuerda no sólo el compromiso de ayudar y proteger a los pobres, sino también para promover activamente la dignidad.

“Volveré a rezar y a la Iglesia católica”: Castro

“Si Francisco sigue hablando así volveré a rezar y volveré a la Iglesia católica. No es broma”, dijo el presidente cubano, de manera espontánea en conferencia de prensa, luego de su encuentro con Francisco. “Leo los discursos del Papa todos los días”, puntualizó, y además confesó su admiración por el Pontífice, y dijo que había quedado muy impresionado “por su sabiduría, por su modestia y todas las virtudes que sabemos que tiene”.