“En Jesús actúa el poder misericordioso de Dios, que cura todo mal del cuerpo y del espíritu. Pero Jesús no es sólo sanador, es también maestro… Jesús, que sabe bien lo que está por hacer, pone a la prueba a sus discípulos. ¿Qué hacer para dar de comer a toda aquella gente? Felipe, uno de los Doce, hace un rápido cálculo: organizando una colecta, se podrán recoger, al máximo, doscientos denarios para comprar el pan que, sin embargo, no alcanzaría para dar de comer a cinco mil personas”.

Esta es parte de la reflexión que el Papa compartió con los peregrinos y asistentes al Ángelus en la Plaza de San Pedro, este domingo 26 de julio.

El Papa explicó que “los discípulos razonan en términos de “mercado”, pero Jesús, a la lógica del comprar, sustituye la del dar. Y he aquí que Andrés, otro de los Apóstoles, hermano de Simón Pedro, presenta a un niño que pone a disposición todo lo que tiene: cinco panes y dos pescados; pero ciertamente – dice Andrés – no son nada para aquella gente”.

Pero Jesús, que esperaba precisamente esto -dijo el Sucesor de Pedro-. “ordena a los discípulos que hagan sentar a la gente, después tomó aquellos panes y aquellos pescados, dio gracias al Padre y los distribuyó. Estos gestos anticipan aquellos de la Última Cena, que dan al pan de Jesús su significado más profundo y más verdadero”.

El Vicario de Cristo afirmó que “el pan de Dios es Jesús mismo. Tomando la Comunión con Él, recibimos  su vida en nosotros y llegamos a ser hijos del Padre celestial y hermanos entre nosotros. Participar en la Eucaristía significa entrar en la lógica de Jesús, la lógica de la gratuidad, de la participación. Y por más pobres que seamos, todos podemos dar algo. “Tomar la Comunión” también significa tomar de Cristo la gracia que nos hace capaces de compartir con los demás lo que somos y lo que tenemos”.

Francisco concluyó que la multitud está sorprendida por el prodigio de la multiplicación de los panes; pero que “el don que Jesús ofrece es plenitud de vida para el hombre hambriento. Jesús sacia no sólo el hambre material, sino aquella más profunda, el hambre de sentido de la vida, el hambre de Dios”.”Que nuestra oración sostenga el empeño común para que jamás falte a nadie el Pan del cielo que da la vida eterna y lo necesario para una vida diga, y para que se afirme la lógica del compartir y del amor”.