“El cristiano no excluye a nadie, da lugar a todos”. El Papa Francisco volvió a la acogida para los migrantes, un pequeño grupo de ellos ha querido tener a su lado, alrededor de la silla desde la que se dirigió a los participantes en la audiencia general, la última antes de las vacaciones de verano. “Hoy – dijo – estos chicos están conmigo aquí: muchos de ellos piensan que es mejor haberse quedado en su tierra, pero sufrían tanto, son nuestros refugiados, pero muchos consideran que deben excluirse, por favor: son nuestros hermanos, el cristiano no excluye a nadie, da lugar a todos, dejemos que todos vengan”.

A las 30 mil personas presentes en la plaza de San Pedro – entre los que pasó en el jeep en el cual ha hecho salir cuatro niños en torno a los diez años, dos niñas y dos niños, que llevaban el hábito blanco de la primera comunión – de hecho, Francisco habló de la aceptación y la relación con los pobres. Inspirado por el pasaje del Evangelio del leproso curado y la petición del hombre a Jesús “no sólo pide ser sanado, sino ser “purificado”, es decir, curado por completo en el cuerpo y el corazón”, el Papa confió que “por la noche te pido: ‘Señor, si quieres puedes purificarme’ y digo 5 nuestro Padre, uno para cada herida de Jesús. Lo hago yo así que puede usted hacerlo en su casa y decir un Padrenuestro por cada herida de Jesús”. Una exhortación que ha hecho seguida por la invitación, seguida por los presentes, para repetir por 5 veces la invocación.

Anteriormente, al comentar el pasaje del Evangelio subrayo en que “el leproso no renuncia ni a la enfermedad ni a las disposiciones que lo hacen un marginado. Para llegar a Jesús, no tiene miedo de romper la ley y entrar en la ciudad, (lo cual no podía hacer… estaba prohibido para él) y cuando lo encontró “se postró delante de él, rogándole: Señor, si quieres, puedes purificarme” ( v. 12). ¡Todo lo que este hombre considerado como impuro hace y dice es una expresión de su fe! Reconoce el poder de Jesús, está seguro que tiene el poder para sanar y que todo depende de su voluntad. Esta fe es la fuerza que le permitió romper todas las convenciones y buscar el encuentro con Jesús y, arrodillándose delante de él, lo llama ‘Señor’. La súplica del leproso muestra que cuando nos presentamos a Jesús, no es necesario hacer largos discursos. Sólo unas pocas palabras, siempre que vayan acompañados por la plena confianza en su omnipotencia y bondad. Aferrarse a la voluntad de Dios significa, de hecho, sujetarse a su infinita misericordia”.

“Jesús – continuó – está profundamente impresionado por este hombre. El Evangelio de Marcos subraya que “tuvo compasión, extendió la mano, lo tocó y le dijo, “¡Lo quiero, estás purificado! (1,41). El gesto de Jesús acompaña sus palabras y hace que la enseñanza sea más explícita. Contra lo dispuesto en la Ley de Moisés, que prohibia acercarse a un leproso (cf. Lv 13,45-46), Jesús extiende su mano, e incluso lo toca. ¡Cuántas veces nos encontramos con un hombre pobre que viene a nuestro encuentro! También podemos ser generosos, podemos tener compasión, pero por lo general no lo tocamos. Ofrecemos dinero, pero evitamos tocar la mano. ¡Y olvidamos que este es el cuerpo de Cristo! Jesús nos enseña a no tener miedo de tocar los pobres y los excluidos, porque Él está en ellos. Tocar los pobres puede limpiarnos de la hipocresía y hacernos inquietos por su condición”.

“Después de la curación del leproso, Jesús le manda no decirlo a nadie, pero le dice: “Ve a mostrarte al sacerdote, y ‘haz la ofrenda por tu purificación, como Moisés dijo, para dar testimonio a ellos” (v. 14). Esta disposición de Jesús muestra al menos tres cosas. En primer lugar, la gracia que actúa en nosotros no busca el sensacionalismo. Por lo general se mueve en silencio y sin fanfarria. Para curar nuestras heridas y guiarnos por el camino de la santidad funciona modelando con paciencia de nuestros corazones en el Corazón del Señor, de manera que asuma cada vez más los pensamientos y sentimientos. En segundo lugar, haciendo oficialmente verificar la curación a los sacerdotes y celebrando un sacrificio expiatorio, el leproso es readmitido en la comunidad de los creyentes y en la vida social. Su reinserción completa su curación. Cómo lo había pedido, ¡ahora está completamente purificado! Por último, presentándose  a los sacerdotes el leproso rinde su testimonio acerca de Jesús y su autoridad mesiánica. La fuerza de la compasión con la que Jesús curó al leproso llevó la fe de este hombre a abrirse a la misión. Era excluido, pero ahora es uno de nosotros”.

“Pensemos en nosotros mismos, en nuestras miserias … ¡cada uno tiene la propia!, Sinceramente. Cuántas veces cubrimos la hipocresía con los ‘buenos modales’. Y justamente entonces se necesita estar solo, arrodillarse ante Dios y orar: “Señor, si quieres, puedes purificarme”.