El informe más reciente del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), revela la siguiente situación:

ESTADÍSTICAS DEL FUERO FEDERAL:

Han sido reportadas como desaparecidas en México (y hasta la fecha no encontradas), entre el 1 de enero de 2014 y hasta el día 30 de abril de 2018, un total de 1,170 personas

195 son mujeres

975 son varones

Se trata de 976 mexicanos

175 extranjeros y 16 personas cuya nacionalidad no fue especificada.

Los estados donde ante autoridades federales más personas fueron reportadas como desaparecidas son:

1 Guerrero (325 casos), 2 Veracruz (207 casos) y 3 Tamaulipas (141 casos).

Y los estados donde menos gente desapareció son:

1 Querétaro y Baja California Sur (1 persona en cada uno); 2 Colima (2 personas); y 3 Nayarit, Tlaxcala y Yucatán (3 personas en cada uno).

ESTADÍSTICAS DEL FUERO COMÚN:

Han sido reportadas como desaparecidas en México (y hasta la fecha no encontradas), entre el 1 de marzo de 2012 y hasta el día 30 de abril de 2018, un total de 36,265 personas

9,327 son mujeres

26,938 son varones

Se trata de

34,016 mexicanos

209 extranjeros y 2,040 personas cuya nacionalidad no fue especificada.

Los estados donde ante autoridades locales más personas fueron reportadas como desaparecidas son:

Tamaulipas (5,990 casos), Estado de México  (3,890 casos), Jalisco (3,362 casos), Sinaloa (3,027 casos) y Nuevo León (2,895 casos).

Y los estados donde menos gente desapareció son: Tlaxcala (24 personas); Campeche (35 personas); y Baja California Sur (39 personas).

ACUMULADO VIGENTE DE DESAPARECIDOS:

Por tanto, hasta el corte del 30 de abril de 2018, había un acumulado (de personas reportadas como desaparecidas y aún no encontradas) de: 35,186 personas

Sin embargo, hay que matizar que  en todos estos datos se incluyen tanto las «desapariciones forzadas» como las desapariciones de cualquier otro índole; es decir, que no necesariamente tienen todas un carácter delictivo.

TEMA DE LA SEMANA: MÉXICO, EL PAÍS DE LOS QUE «DESAPARECEN»

Publicado en la edición impresa de El Observador del 30 de septiembre de 2018 No.1212