Ricardo Veloz es un mexicano nacido en la ciudad de Monterrey, Nuevo León; pero actualmente vive en Raleigh, Carolina del Norte. Ahí utiliza, para evangelizar, los talentos que Dios le dio, con los que ya ha servido a entre 15 y 20 mil jóvenes

El Despertador Hispano

Ricardo, ¿cuáles son los talentos que consideras que Dios te ha dado, y cómo los pones a trabajar?

▶ Dios me dio varios talentos, como es el don de la música. Con este don desarrollé ciertas habilidades como tocar varios instrumentos, aprender a cantar, perderle miedo al público, perder el miedo a hablar con las personas.

Otro talento que Dios me regaló, y que me permitió desarrollar desde quinto o sexto de primaria y en la secundaria, fue la oratoria. Y esa oratoria me ha ayudado mucho para comunicarme con los jóvenes; y a través del liderazgo que ido desarrollando aquí, en la Iglesia, tanto en las actividades parroquiales como diocesanas, he podido transmitir el mensaje del Evangelio.

¿Por qué dejaste México y te viniste a Estados Unidos?

▶ Yo llegué a Estados Unidos en 1995 como cualquier migrante, después de haber perdido mi empleo en México a causa de una reestructuración en el banco donde yo trabajaba. Traté, por muchos medios, de encontrar un trabajo que solventara mis necesidades económicas de ese momento y, ante tanta desesperación, un amigo me invitó a venir a Estados Unidos a tratar de encontrar empleo. Eso fue en octubre de 1995.

Cuando llegué aquí hacía cualquier trabajo como cualquier migrante. Después de haber estado en oficinas en México, llegar a trabajar acá a cortar césped o a la construcción. Fue algo duro para mí. Pero el Señor tenía algo para mí guardado. En 1998 un sacerdote me invitó a trabajar con él en su parroquia, ayudándolo a atender a la juventud. Después de haberle platicado la experiencia que tuve en México, ayudando en la pastoral juvenil cuando yo mismo era joven, él me dio su confianza para poder dirigir el grupo de jóvenes, además de estar trabajando con el coro parroquial.

Le mostré mis habilidades, le gustó mi trabajo y entonces me invitó a trabajar en la diócesis de Charlotte, Carolina del Norte. A partir de entonces comienza mi proceso de educación, de formación, acudiendo a los cursos del Instituto Fe y Vida y a otros muchos talleres que se fueron presentando durante el camino.

A partir de esa formación y con lo que ya traía de México, se  me dio la oportunidad de seguir trabajando para la juventud en la diócesis de Charlotte, como empleado. Esto fue de 1999 hasta el 2009, que es cuando me trasladé a la diócesis de Raleigh, en donde he permanecido hasta 2018.

¿En qué consiste tu trabajo en pastoral juvenil?

▶ El medio de acción social o el modo en que he venido trabajando por ya casi 20 años con la juventud y sus familias en Carolina del Norte ha sido un proceso de formación, de educación y, a veces, de reeducación de las familias. Muchos de nosotros vinimos a este país con la intención de hacer dinero, de salir de la pobreza, de tener lo que no tuvimos en nuestro país de origen y eso hace que muchas veces las familias se distraigan de lo importante, que es servir a Dios y a la familia.

Las Jornadas Juveniles que organizo han sido una gran bendición porque, después de que los jóvenes han vivido esa experiencia, regresan a sus parroquias y se agregan a la misión de la Iglesia, a los grupos juveniles que existen, o, inclusive, han nacido nuevos grupos juveniles en las parroquias a través de este proceso de Jornadas Juveniles.

Su trabajo en la pastoral

Ofrece talleres de formación y educación no solamente para los jóvenes sino también para los padres de familia.

Ayuda a los jóvenes a seguir en las universidades.

En 2007 se hizo ciudadano estadounidense y tuvo la oportunidad de levantar la voz por los jóvenes inmigrantes, sobre todo los desprotegidos

La parte de la abogacía ha sido también uno de sus  fuertes pues la emplea para la comunidad hispana.

Planeación y organización de  retiros, Jornadas Juveniles, que son elementos para la conversión de los jóvenes que nunca han tenido un encuentro personal con Cristo.

 Organización del retiro Alianza por Amor, que es un retiro de castidad donde los jóvenes aprenden todo acerca del regalo de la sexualidad que Dios nos ha dado.

 Desarrolla talleres de liderazgo para los jóvenes y para los padres de familia; talleres de información y de formación para padres de familia, a fin de que puedan estar conectados con sus hijos.

¿Dónde encontrarlo?

 Correo electrónico: velricardo@aol.com

Teléfono: +1 (919) 548-7160

Publicado en la edición impresa de El Observador del 6 de enero de 2019 No.1226