El mexicano cierra el 2018 con un salario mínimo de $88.36 pesos diarios para cubrir sus necesidades. El CONEVAL afirma que para establecer una línea de bienestar el salario mínimo debería ser de $99.51 pesos. ¿Pero cuál es la realidad del mexicano frente a este ingreso?

Por Mary Velázquez Dorantes

Existe un abismo social, económico y educativo frente al salario mínimo en el país. El ciudadano promedio gasta en alimentos, salidas, transporte público y educación. Con el salario mínimo en vigor sólo alcanza para cubrir algunos aspectos de la canasta básica. Aproximadamente 8 millones de mexicanos ganan está cantidad, por lo que sus escenarios de vida son vulnerables y los coloca bajo la llamada línea de pobreza en el país.

El 62% de los mexicanos que perciben está cantidad no tienen acceso a los beneficios de salud, tales como el seguro social. Mientras que el país vive un panorama crudo para sus habitantes, los trabajadores de a pie no alcanzan el «bienestar sostenible». El trabajo informal es un foco de alarma para las políticas públicas de México. Treinta millones de mexicanos viven del comercio, son ambulantes y tienen negocios relacionados con la piratería. La llamada pobreza social camina de la mano con el salario mínimo, los trabajadores mexicanos ganan poco y son la estadística de la desigualdad y la pobreza.

¿CALIDAD DE VIDA?

Los indicadores internacionales y nacionales reprueban la calidad de vida en México. Los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Hidalgo y Puebla son las entidades con un mayor número de personas ocupadas que no reciben ingresos superiores al salario mínimo. La tasa de desempleo, la inseguridad, el acceso a servicios básicos y a la educación fueron los parámetros para que nuestro país quedara por debajo de una calidad de vida para sus habitantes. En el discurso se indica que México avanza en bienestar y calidad de vida digna. En la realidad el país se compara con la satisfacción de vida de Sudáfrica. La inseguridad es un factor predominante que lacera al mexicano día a día, mientras que sólo el 0.7% de los mexicanos siente satisfacción de su nivel educativo frente a un 0.6% que se considera satisfecho con sus ingresos familiares. Existen familias de cuatro integrantes que sobreviven con dos salarios mínimos. El obrero percibe 3 salarios mínimos. Frente a América Latina, México tiene el salario mínimo más bajo. El 66% de las plazas registradas en el Seguro Social corresponden a trabajadores eventuales. Los índices de calidad de vida para el país quedan muy lejos, el poco salario abre la puerta a necesidades apremiantes. La población mexicana no alcanza los servicios básicos con calidad: la vivienda, el empleo, el compromiso cívico, la salud y la satisfacción fueron los ítems donde el mexicano señala estar muy lejos de crecer.

CANASTA BÁSICA, UN DILEMA

Existen productos de la canasta básica que resultan lejanos para el mexicano. El poder adquisitivo marca enormes diferencias entre los que acceden a los alimentos en el país; durante el 2018 los productos básicos registraron fuertes alzas. Los gastos de transporte, limpieza y cuidados del hogar producen gastos promedio de 50 pesos diarios, mientras que una canasta alimentaria para cuatro personas tiene un costo de 49.40 pesos al día, por lo que las sumas de la realidad no cuadran. Más de 50 millones de personas en el país tienen complicaciones económicas para consumir un huevo diario o un vaso de leche. El Banco de México selecciona algunos productos que deberían incluirse en la canasta básica de un mexicano; no obstante, las dimensiones económicas separan las sugerencias de la realidad, la carne, por ejemplo, ha sido un producto que ha quedado fuera. Para los habitantes de las ciudades se estima un gasto de 120 pesos en alimentos, mientras que las estimaciones en las zonas rurales son de casi 70 pesos. Hace 30 años el salario mínimo alcanzaba para comer; actualmente existe una derrota social y económica para los mexicanos.

MÉXICO AL TOPE

Un empleado mexicano requiere de 24 horas laborales para «salir de sus gastos». Sólo el 4.6% de los mexicanos gana más de cinco salarios mínimos y únicamente el 1% de la población ocupada gana más de 10 salarios mínimos. La precariedad que sufre el país está ligada a la falta de un ingreso económico suficiente, misma que se refleja en servicios de acceso a la salud y la educación. La percepción generalizada es que los salarios en todo el país son muy bajos. Una persona con dos salarios mínimos solo gana lo suficiente para alimentos y servicios de familia de un solo integrante. México se encuentra al tope de una realidad dolorosa: la mayoría de los hogares dependen de los salarios de sus integrantes; las estimaciones económicas señalan que un salario mínimo debería ser de 380 pesos para entonces poder hablar de índices de bienestar y calidad de vida en nuestro país.

Salarios mínimos en los últimos años

21 de diciembre de 2017       1o. enero 2018           $88.36

19 de diciembre de 2016         1o. enero 2017           $80.04

18 de diciembre de 2015         1o. enero 2016           $73.04

29 de diciembre de 2014  1o. enero 2015           $70.10

INFORMACIÓN SMGM 2019 VALOR EN PESOS MEXICANOS

Salario mínimo general diario en méxico 2019            $ 102.68

Salario mínimo general mensual en méxico 2019        $ 3,121.47

Incremento porcentual total del salario mínimo general en México (respecto a $88,36)   16,21 %

Salario mínimo general diario en frontera norte de México 2019      $ 176.72

Incremento porcentual de los salarios mínimos profesionales en México     5%

Publicado en la edición impresa de El Observador del 6 de enero de 2019 No.1226