A partir de 1986 Estados Unidos conmemora cada año el «Día de Martin Luther King», una jornada feriada móvil, ya que tiene lugar el tercer lunes de enero (esta vez cae el día 21), a fin de que esté próxima al aniversario de su natalicio: 15 de enero de 1929. ¿Pero qué hizo este nombre para convertirse no sólo en héroe de aquella nación, sino en ejemplo para todo el mundo y todas las generaciones?

1929 Nació en Atlanta, Georgia, hijo de un pastor protestante bautista. Desde los 6 años experimentó la segregación racial cuando dos amigos blancos le anunciaron que no estaban autorizados a jugar con él.

1948 – 1951 Se graduó en sociología, en una universidad para negros en 1948; y en teología en 1951, en un seminario protestante de Pensilvania.

1953 Contrajo matrimonio con Coretta Scott, con quien tuvo cuatro hijos.

1954 Se convirtió en el pastor de una congregación bautista en Montgomery, Alabama.

1955 Obtuvo un doctorado de teología sistemática. Y también en 1955, a raíz de que una mujer negra fuera encarcelada por no cederle su asiento en el autobús a una mujer blanca, dirigió un boicot contra el transporte público y en defensa de los derechos civiles, por lo que recibió cientos de amenazas, le quemaron su casa y finalmente lo arrestaron. El boicot duró 381 días, hasta que la Suprema Corte de Justicia cambió las leyes racistas del transporte público.

1959 Se mudó a la ciudad de Atlanta, Georgia, donde continuó su lucha contra la segregación racial, pero siempre bajo la consigna de la NO VIOLENCIA.

1963 Encabezó una gigantesca marcha en Washington, en la que participaron 250 mil personas, donde pronunció su famoso discurso: «Tengo un sueño…», anhelando un día en que negros y blancos fueran tratados por igual.

1964 Obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

1968

Acudió a Memphis, Tennessee, para apoyar a los recolectores de basura negros, que estaban en huelga porque tenían menos derechos que los recolectores blancos. El 4 de abril, a las 18:01 horas, un racista blanco lo asesinó en el balcón del Motel Lorraine.

«La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve».

«Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia».

«La no-violencia no es pasividad estéril, sino una poderosa fuerza moral que se hace para la
transformación social. »

TEMA DE LA SEMANA: MARTIN LUTHER KING: UN LEGADO NECESARIO PARA NUESTRO TIEMPO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 20 de enero de 2019 No.1228