Vanessa Venegas es una joven de 27 años de edad, de origen nicaragüense, que ha descubierto el amor de Dios a través del servicio de la Iglesia en su profesión de comunicadora social. Nacida en el seno de una familia católica, actualmente se desempeña como la comunicadora de Pastoral Juvenil Diocesana, ha participado activamente en la vida misionera, y se considera afortunada de la experiencia de Dios. Se ha puesto al servicio de su Iglesia como vocalista en el ministerio de música Tonantzin Guadalupe. Y hace una semana vivió la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá

Por Mary Velázquez Dorantes

Vanessa, ¿Cómo vives la experiencia con Dios, siendo una joven activa de tU comunidad?

▶ Cabe recalcar que mi encuentro con el Señor fue a través del sufrimiento, así es como he ido amándole, y cada día, a cada momento, vivo ese encuentro con Él. Mi experiencia con el Señor primero que nada la transmito con mi testimonio, con los dones que el Señor me ha otorgado, y tratando de enseñar lo que he aprendido por obra de Él. San Pablo dice que hay que estar siempre alegres, y Cristo al revelársenos vivo, causa la mayor alegría en el interior. Ser alegres es una forma de transmitir a Cristo.

También la tecnología ha sido parte de mi forma de trasmitir la alegría de mi Cristo vivo. Los medios han sido una herramienta muy poderosa para ayudar: lo hago a través de pequeños mensajes de aliento que tengan a Cristo como protagonista.

Realmente estar en este camino ha sido la decisión más valiente y hermosa que he tomado.

¿Cuál es el significado de JMJ en Panamá como joven que eres?

▶ La JMJ, para empezar, ha sido la mayor bendición que me ha sucedido, porque nunca pensé poder participar en una, ya que no estaba en mis planes. Pero el Señor lo acomodó todo, salió así como de sorpresa, y nunca me lo imaginé. Nunca había viajado fuera de mi país. Fue uno de los mayores retos, la mayor alegría. Me llenó de emoción y me preparé para esto de manera espiritual.

Ha sido para mi una JMJ especial, ha llegado en el momento justo a mi vida, también en un momento en que mi país sufre. Siempre he pensado que el Señor escribe recto en renglones torcidos, y como joven, esta JMJ fue el momento justo para pedirle al Señor que nos dé su paz, que nos bañe de su amor, no solo a mi país sino al mundo entero donde también muchos están sufriendo.

¿Cuáles son los frutos de la JMJ?

▶ En general, espero que los jóvenes nos comprometamos más con el Señor. Adquirir un compromiso que llame a más jóvenes a servir, a incentivar vocaciones a la vida consagrada, al matrimonio; que todo lo que hagamos sea para mayor gloria del Señor. Y en lo personal, que mi compromiso con la Iglesia y con Él sea más fuerte, que pueda seguir transmitiéndolo sin desfallecer, y hacer obras que puedan ayudar a sentir más cerca al Señor.

¿Cómo transmites el evangelio a los demás jóvenes?

▶ En las redes, actualmente trabajo en un proyecto llamado «Online con Jesús», que consiste en llevar a Dios a las personas por medio del celular. Como sabemos, el celular es el aparato que nos acompaña a todos lados, no se puede quedar, entiendes, enviamos una oración del día, una pequeña oración que lleva el ofrecimiento del día, el Evangelio del día; una acción de gracias, una frase para compartir, y una pequeña explicación o reflexión del Evangelio (pensando en las personas que a veces no pueden comprender lo que el Señor nos dice en el Evangelio).

Pensado para aquellas personas que se levantan de mañana sin orar, porque no les da el tiempo, por trabajo, porque debe hacer quehaceres, etcétera. Entonces «Online con Jesús» hace el trabajo solo para hablarle al Señor con el corazón y el día lo puedan empezar en su presencia. No hay excusa para no estar con el Señor: si al levantarse no le dio tiempo, pues tiene el día para leerla, no toma más de 5 minutos.

¿Cuál es el impacto del proyecto en la Jornada Mundial de la Juventud?

▶ Ese proyecto fue puesto en oración, y ya tenemos un año perseverando y ahora ya lo estamos empezando a proyectar en las redes sociales.

De ese mismo proyecto nació otro llamado «Kairos». Es una libreta JMJ que el Señor nos inspiró para que cualquiera la pudiera adquirir y tener también un momento cercano con Él. Cada hoja trae una frase que motive el alma, frases de santos, frases de laicos, etc.

Todo con el fin de que llene el corazón de la persona que escribe de Dios; además que se diseñó alusivo al encuentro de esta jornada en Panamá, contiene información especial de esta jornada al lado del Papa Francisco.

Así es como transmito el Evangelio del Señor, con lo único que sé hacer, porque no tengo otra forma, y espero poder seguirlo haciendo, y después de Panamá espero en Dios que uno de esos frutos sea fortalecer el proyecto y continuar extendiéndolo, y aunque no me dé cuenta, que pueda ayudar a las personas a encontrarse con Dios. Así como una vez yo me encontré con Él. Dicen que eso que amas y que te apasiona ofrécelo y ponlo al servicio de Dios.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 3 de febrero de 2019 No.1230