Reflexiones cada día sobre el Evangelio, por YouTube o Whatsapp

Diez minutos con Jesús consiste en una medi- tación diaria en audio que ayuda a rezar y que cuenta ya con miles de usuarios. En Whastsapp se intenta que las meditaciones lleguen en las pri-meras horas del día, pero depende del administrador de cada grupo. En Youtube las meditaciones de cada día se publican por la noche.

Las reflexiones de audio empiezan y acaban con oración. «Estas oraciones son un medio sencillo para entrar en la presencia de Dios, de darnos cuenta de que Él está junto a mí y es interlocutor en mi oración», explica la iniciativa.

Las charlas de los audios se centran en el Evangelio y en la vida diaria. Se trata de ofrecer pinceladas muy concretas sobre la vida de Jesús y sobre la fe para ayudar a rezar.

Cinco hábitos de 10 minutos con Jesús

  1. Jesús en el centro

10mcJ son pláticas que pretenden llevar la vida de Jesús a los oyentes. Jesús es la persona más presente y la palabra más pronunciada.

  1. Mirarle, escucharle y hablarle

La finalidad es que en el oyente se produzca la intimidad con Jesús. Es decir, que le mire, le escuche y le hable en algún momento. Por eso el sacerdote se dirige a veces a Jesús hablándole desde su corazón y al corazón de la persona que escucha con sus auriculares.

  1. Humanidad y divinidad

El predicador intenta ser muy humano, tocar el corazón de las personas para llevarlo a Dios. Para ello utiliza con frecuencia noticias del día, testimonios de personas o momentos cotidianos en los que se refleja la vida corriente, para hacerlo dialogar todo con algún pasaje de la vida de Jesús.

  1. Nada de voluntarismos ni pelagianismos

En los 10McJ se muestra la belleza de la vida de Jesús, de su doctrina y virtudes. Se recuerda que el prota-    gonista de nuestra santidad es un Dios enamorado de nosotros. En los 10mcJ pretendemos no empujar, sino atraer las almas al amor de Jesucristo.

  1. Une tu esfuerzo al suyo

El esfuerzo de los sacerdotes serviría de poco si sus palabras no llegaran a la gente. Dios puede servirse también de ti haciendo de «altavoz» para llegar a nuevas personas. Si te gusta lo que escuchas, no dejes de compartirlo con aquel o aquella que piensas que le puede ayudar.

Más información www.10minutosconjesus.es

Con información de ReL

Publicado en la edición impresa de El Observador del 17 de marzo de 2019 No.1236