» UNA CITA DE LA BIBLIA, LAS PALABRAS DE UN SANTO, UN DATO Y UNA ORACIÓN PARA CADA DÍA EN EL MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 14 DE JUNIO

» LA PALABRA DE DIOS

«No fue un enviado suyo quien los salvó; fue el Señor en persona. Él los libertó por su amor y su misericordia, los levantó, los tomó en brazos. Así lo ha hecho siempre».

(Isaías 63, 9)

» PARA CONOCER MÁS

EL PODER DEL «DETENTE»

El Papa Pío IX, en 1848, fue testigo de cómo un joven soldado salvó su vida gracias a que un «Detente» de tela (emblema del Sagrado Corazón) frenó un disparo mortal; entonces  le otorgó la bendición pontificia a este sacramental para avalar la promesa de Cristo dada a  santa Margarita María de Alacoque  de proteger a quien portara la imagen del Sagrado Corazón.

El efecto del «Detente» ha sido patente desde el principio. En el convento de santa Margarita María las religiosas de la Visitación confeccionaron a mano miles  de «Detentes». Y ocurrió entonces que, a través de la venerable Ana Magdalena Rémuzat, religiosa de Marsella, Dios había advertido que  hacia 1720 se iba a desencadenar una gran epidemia de peste en esa ciudad. Las monjas de la Visitación enviaron entonces muchos «Detentes» para ayudar; y, efectivamente, ante dicha imagen protectora se detenía el azote de la epidemia.

» LOS SANTOS HABLAN

«Del Corazón de Cristo crucificado es de donde la nueva humanidad fue redimida del pecado».

San Juan Pablo II

» OREMOS

Sagrado Corazón:
Te entrego mi corazón para que éste Te ame sólo a Ti;
Te entrego mi vista para que yo mire Tu Amor por doquier;
Te entrego mis oídos para que éstos escuchen tu latir;
Te entrego mi pensamiento para que éste, resguardado por Ti,
sea constantemente himno de adoración;
Te entrego mis manos y mis pies para que sean bendición para mis hermanos. Amén.