La región que cruza el Amazonas abarca 7.5 millones de kilómetros cuadrados, con nueve países que comparten este gran bioma (Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Venezuela, incluyendo la Guyana Francesa como territorio de ultramar). Pero la región del Amazonas no es sólo un río: es una selva que contiene la riqueza de reserva biológica más grande de la Tierra.  También la más diversa:

  • 30% de todas las especies del planeta se encuentran en el Amazonas.
  • 50% de toda la fauna mundial está ahí.
  • 20% del agua dulce no congelada del planeta.
  • En una hectárea es posible identificar 480 tipos de plantas.

SUPERVIVENCIA AMENAZADA

Al convocar el Sínodo para la Amazonía a celebrarse en octubre en el Vaticano, la Iglesia ha alzado una voz contra los abusos humanos que están dejando a la casa común sin aire: uno de los últimos estudios realizados en la región sugiere que de seguir la deforestación al ritmo actual, la mitad de las especies de árboles podrían ya no existir hacia 2050. Además:

  • Los bosques tropicales amazónicos tienen un papel vital en frenar el calentamiento global.
  • La tala de bosques contribuye aproximadamente en 10 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo.
  • En 2018, la deforestación alcanzó 7 mil 900 kilómetros cuadrados en la Amazonia (la cifra más alta desde 2008).

LOS INDÍGENAS EN LA MIRA

La Amazonía es, desde luego, la selva más grande del planeta. Pero, también, es el hogar ancestral de un millón de indígenas que enfrentan ahora el avance de la civilización y de la ruptura de sus modos tradicionales de vida, alimentación y cultura:

  • En la región amazónica hay 400 pueblos indígenas diferentes, cada uno de ellos con su propia lengua, cultura y territorio
  • Muchos han mantenido contacto con foráneos durante casi 500 años. Otros, los pueblos indígenas «no contactados», nunca lo han tenido

¿QUÉ HACER?

El instrumento de trabajo del Sínodo lo dice: crear nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral, caminos de evangelización pensados para y con el pueblo de Dios que habita en esa región: habitantes de comunidades y zonas rurales, de ciudades y grandes metrópolis, poblaciones que habitan en las riberas de los ríos, migrantes y desplazados, y especialmente para y con los pueblos indígenas.

  1. Redacción

TEMA DE LA SEMANA: SI CAMBIA EL AMAZONAS, TENEMOS ESPERANZA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 9 de junio de 2019 No.1248