Una de las metas más importantes para nuestros jóvenes mexicanos es graduarse con estudios universitarios. Sin embargo, luego de realizar tan gran esfuerzo vienen las barreras para encontrar empleo. La realidad en México es compleja para ellos, dado que el 46% de quienes terminaron sus estudios universitarios obtienen su primer empleo con un salario entre los 3 mil y 8 mil pesos mensuales.

Por Mary Velázquez Dorantes

Muchos egresados no encuentran donde posicionarse laboralmente hasta pasados 6 meses de haber obtenido un título universitario. Sin considerar el género, los jóvenes que egresan se topan con dificultades laborales, algunos debido a la falta de experiencia y otros a la falta de oportunidades para el área que eligieron.

El escenario mexicano demuestra que aquellos que recién se gradúan obtienen como primer empleo uno de tiempo parcial. En el caso de un empleo de tiempo completo sólo el 12% de éstos jóvenes considera que su ingreso es superior a lo que espera tras graduarse. Entre las profesiones que perciben menor ingreso luego de graduarse están artes y humanidades, agronomía y veterinaria, mientras que las áreas de estudio con mayor ingreso son todas las relacionas al sector salud, la ingeniería, la manufactura y la construcción. En está edición de El Observador de la Actualidad te brindamos algunos consejos para encontrar un trabajo luego de haberte graduado.

Utiliza los recursos universitarios

La mayoría de las universidades en nuestro país solicita que sus estudiantes realicen prácticas profesionales y servicio social. Es importante desempeñar ambas situaciones lo mejor posible, a fin de lograr posicionarte en el área de oportunidad donde se práctica. También es útil relacionarte con los profesores, a fin de ser tomado en cuenta para incorporarte en áreas donde ellos puedan recomendarte e incluso contratarte.

Es necesario acudir a las bolsas de empleo que las universidades promueven. De acuerdo con las estadísticas, el 20% de los nuevos profesionistas se posicionan laboralmente gracias a las recomendaciones universitarias. Aun cuando el campo laboral es limitado y las oportunidades no se encuentran a la vuelta de la esquina, la universidad es la primera forma para promoverse y relacionarse.

Elabora un curriculum honesto y claro

La mayoría de los centros de trabajo en el país busca profesionales comprometidos con la honestidad y la transparencia. El primer recurso que se evalúa en las oportunidades laborales es el curriculum. Una hoja es suficiente para un recién egresado. Redactada de forma clara, breve y con datos reales es la mejor carta de presentación. Cuidar de la ortografía es el mejor aspecto que puede contener tu CV (curriculum vitae). Se deben incluir las áreas de especialidad, los cursos y talleres, redes sociales profesionales como Linkedin, el número de cédula profesional y datos de contacto.

La denominada «crisis del recién egresado» se combate con los logros obtenidos, las habilidades y aptitudes logradas. De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Competencias Profesionales (ENCOP), las principales razones por las que no se encuentra trabajo son: la mala imagen, no saberse «vender», la falta de habilidades sociales, la irresponsabilidad y un CV mal presentado.

Utiliza buscadores de empleo

En tiempos de internet y conexiones las ofertas laborales se encuentran por esta vía. Las redes sociales profesionales permiten contactar con los perfiles ideales para los puestos de trabajo.

Es una de las formas más prácticas para un recién egresado; no obstante, es necesario saber utilizarla. Puedes comenzar con filtros de acuerdo a tus preferencias y habilidades, con un panorama realista sobre los salarios y con las expectativas sobre la tierra.

El mercado laboral no es fácil. En nuestro país el 41% de los profesionales universitarios son menores a los 30 años y la competencia para conseguir un empleo es muy demandante. Las mejores plataformas para conseguir un empleo en México son: Acción Trabajo, Bumeran México, CompuTrabajo México, Empleo.gob.mx, Indeed y OCCMundial. Visita cada una de ellas, postúlate en sus vacantes, brinda datos serios y seguros. Registrarse en los sitios adecuados generará mejores ofertas de empleo.

Diseña una estrategia

Luego de terminar los estudios es necesario no perder tiempo. La mejor opción para encontrar un puesto laboral es diseñando una estrategia, preparándote para entrevistas formales, investigar sobre las vacantes de empresas donde te gustaría trabajar. No caigas en las excusas o el desánimo de los primeros rechazos.

Postergar los tiempos puede terminar complicando la inserción al mercado laboral. Revisa los programas de empleo y formación para recién graduados. Al momento de solicitar un sueldo, recuerda que el mercado laboral es muy restringido y que uno de los problemas nacionales es la baja productividad. En tu estrategia lo más importante es ser asertivo, pro activo, comprometido y responsable.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 7 de julio de 2019 No.1252