Saulo nació en Tarso de Cilicia entre los años 5 y 10 después de Cristo.

Debido a su lugar de nacimiento era ciudadano romano, pero étnicamente era israelita.

Su familia pertenecía a la tribu de Benjamín, y practicaba el judaísmo de la secta de los fariseos.

Era un joven cuando fue enviado a Jerusalén para ser instruido en la escuela de Gamaliel, famoso fariseo

Saulo era un fiero perseguidor de la Iglesia: iba de casa en casa y se llevaba a hombres y mujeres a la cárcel.

Tras el asesinato —aprobado por Saulo— del protomártir san Esteban, se desencadenó una violenta persecución contra los cristianos en Jerusalén, Judea y Samaría.

Eran los años 30 cuando Saulo se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de traer encadenados a Jerusalén a todos los cristianos que encontrara ahí.

Cristo le ordenó entrar en la ciudad y esperar sus órdenes. Y Saulo, que se quedó ciego tras aquella manifestación divina, obedeció.

Camino a Damasco, una potente luz que venía del cielo lo envolvió; cayó en tierra y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué Me persigues?». El preguntó: «¿Quién eres Tú, Señor?». le respondió la voz: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues».

El Señor se aparició a un discípulo suyo que vivía en Damasco y que se llamaba Ananías. Le ordenó ir a buscar a Saulo e imponerle las manos para devolverle la vista.

A partir de entonces san Pablo comenzó a predicar en las sinagogas, demostrándole a los judíos que Jesús es realmente el Mesías.

Murió decapitado en Roma, hacia el año 67, durante la persecución de Nerón contra los cristianos.

Ananías le dijo: «Saulo, hermano mío, el Señor Jesús, el mismo que se te apareció en el camino, me envió a ti para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo». Saulo recobró la vista y fue bautizado, tomando el nombre de Pablo.

TEMA DE LA SEMANA: ¿SE PUEDE ENCONTRAR A DIOS SIN BUSCARLO?

Publicado en la edición impresa de El Observador del 14 de julio de 2019 No.1253