La Arquidiócesis de Monterrey lanzó la campaña «Haz verde tu parroquia», inspirada en la encíclica Laudato si, ante la actual crisis ecológica y social. El propósito no es promover solo un templo e instalaciones sustentables sino una verdadera comunidad cristiana que vive diferente en su diario vivir: en casa, escuela y trabajo. Este es un modelo que se puede extender a todo el país. El padre Alejandro Beltrán, asesor del proyecto y coordinador de la Pastoral Universitaria, nos platica al respecto

Por Rubicela Muñiz

¿Qué está pasando en nuestra casa común, que nos obliga a tomar estas acciones?

▶ Comenzamos a tomar una forma de vida en la que nos dimos cuenta que estaba afectando a la casa común; jamás nos imaginamos que nuestro estilo de vida nos traería a esto. Desde que comenzó la revolución industrial, empezamos con un ritmo de subsistencia que nos hizo vivir superficialmente y nos empezamos a sentir dueños cuando en realidad somos administradores.

El Papa Francisco menciona en la encíclica: «si tratamos mal al ser humano, mucho más vamos a tratar mal al planeta»; si no hemos cuidado a nuestra propia alma, mucho menos vamos a cuidar la casa común, por lo que es un momento en el que el deterioro ambiental nos ha golpeado directamente la cara y nos está haciendo reaccionar.

¿Qué es lo que busca este proyecto y cómo va a implementarse?

▶ Después de que el Papa Francisco publica Laudato si, en la arquidiócesis el arzobispo creó la Comisión del Medio Ambiente que comenzó a trabajar mucho en el activismo, es decir, la Iglesia se une o apoya a los reclamos sociales que ya existen. En Pastoral Universitaria nos sumamos porque el tema de la ecología nos abre al dialogo, la reflexión y a la sensibilidad de los chavos; de ahí surge esto.

Por lo tanto, la Iglesia tiene que ser madre y maestra en tema de ecología, es decir, los valores se aprenden en casa, nuestra mamá nos enseñó el orden, a limpiar, a cuidar y es por eso que nuestra propia Iglesia tiene que ser igual, por lo que hay que empezar en casa y en las parroquias; si en las parroquias empezamos a compartirlo y vivirlo esto se va a llevar igualmente en nuestras casas, a nuestra vida espiritual.

El proyecto busca hacer conciencia y trabajar. Queremos que en cada parroquia haya un equipo de pastoral verde que se forme por miembros del consejo parroquial o un grupo nuevo; el subsidio que les damos a los nuevos grupos es una guía en donde hay cerca de setenta acciones concretas que se pueden realizar. La manera en que lo queremos realizar es que en octubre se dé el banderazo, para que dentro de un año se nos den informes de los primeros resultados de grupos parroquiales que están trabajando y hacer un reconocimiento público de que la parroquia está comprometida.

Mencionas que tienen más de setenta medidas de acción; entre estas, ¿cuáles se encuentran?

▶ La guía se encuentra divida en siete rubros, que va desde la espiritualidad, hasta la cuestión de energía, movilidad, desechos, etc. Para todo esto estamos pidiendo un diagnóstico inicial y después el trabajo; por ejemplo: revisar qué tipo de focos están utilizando para poder cambiar a focos ahorradores, identificar que fugas existen, ya sea en agua o electricidad para poder resolverlo. También se toma en cuenta una parte social, como el incremento de rampas para personas en sillas de ruedas; esto también es parte de la ecología, pues vivimos juntos.

Dentro las acciones se han estado retirando hojas dominicales, pues es un papel que tiramos cada semana. También hay parroquias que están trabajando con paneles solares y se promoverá la jornada de oración como la hora santa ecológica.

¿Cómo es posible lograr una ecología integral donde todos participemos?

▶ Las nuevas generaciones empiezan a tomar valores que habíamos descuidado y empiezan con una sensibilidad alta, con valores más profundos y eso nos va a rescatar, nos va llevar a descubrir otra vez lo importante de la vida, el sentido de la familia y de la amistad. Nos abre a la caridad, a la esperanza y nos hace sensibles al medio ambiente; el hecho de que parta del corazón y desde el alma, pone en orden lo que está hacia afuera.

Debemos tener una conciencia integral, porque no solo se trata de no tirar plástico, pues también se trata de cómo consumo, cómo ayudo, por quién voto y qué elijo.

¿Qué respuesta ha tenido el proyecto?

▶ En este momento tenemos cerca de veinte parroquias que van a tomar un curso para estudiar cómo trabajar y qué pueden hacer. De igual forma hay un par de colegios que están bastante comprometidos, pero la novedad será con las parroquias, ya que estamos por entregar 350 árboles a veintidós parroquias.

¿Confías en que sea posible la educación y las ganas de tener una espiritualidad ecológica para llevar a cabo este proyecto?

▶ Claro que sí, la espiritualidad nos tiene que llevar a la educación. De igual forma, las nuevas generaciones son más sensibles a este tema, por lo que tiene que cambiar.

¿Estás de acuerdo en que la encíclica Laudata si nos vino a recordar la importancia de nuestra casa común?

▶ Si, pues este tema ha sido ignorado por empresarios, gobiernos y el hecho de que el Papa haya escrito esta encíclica hace sentir a los ecologistas respaldados y escuchados.

6 PASOS PARA LOGRAR UNA PARROQUIA VERDE

Lo que se busca en la arquidiócesis de Monterrey es promover un estilo de vida amigable con el medio ambiente y procurar el bien común. Y, para lograrlo, se ha trabajado en un proceso de seis pasos.

  • » El primero es formar el equipo de Parroquia Verde e inscribirlo en la parroquia.
  • » Acto seguido, se realiza el diagnóstico del territorio parroquial.
  • » A continuación, se seleccionan las acciones a seguir (de acuerdo a una guía descargable) y se establece el plan de trabajo.
  • » Se realizarán reuniones periódicas de Parroquia Verde.
  • » Se reportarán los resultados compartiéndolos en red.
  • » Y, finalmente, habrá ceremonias de reconocimiento de buenas prácticas en las parroquias verdes de la arquidiócesis.