Por Łukasz Kobeszko / Aleteia

La última película de Fernando Meirelles ya al principio informa a los espectadores que se basó en hechos reales. Sin embargo, esta declaración no debe entenderse literalmente, y la película misma debe ser percibida como un documental ficticio.

La abdicación del Papa en febrero de 2013 fue un evento sin precedentes en la Iglesia Católica durante siglos. Tanto entonces como hoy causa una serie de controversias, preguntas y teorías de conspiración. El deseo de enfrentar estas dudas fue probablemente un factor importante en la creación de la película. Pero debemos tener en cuenta lo que en la trama de la película coincide con la realidad, qué sólo puede ser probable, y qué eventos son una ficción completa.

NOTICIAS FALSAS EN LA PELÍCULA LOS DOS PAPAS

El director y guionista repitieron al mismo tiempo las noticias falsas en la película que circularon por el mundo poco después de la elección de Francisco. En ese momento aparecieron fotos en los medios de comunicación que mostraban al obispo y al sacerdote como Papa, otorgando la comunión al líder de la junta militar argentina, el general Videla.

Sin embargo, las imágenes mostraban a otro obispo argentino de los años setenta (el padre Bergoglio no era obispo en ese momento) y otro sacerdote diocesano. En la película, sin embargo, uno de los héroes acusa al padre Bergoglio de conceder la comunión al dictador. En fin, los fragmentos de la trama argentina no corresponden con fuentes biográficas. Quizás estas tramas fueron resaltadas en el guión como una especie de equilibrio entre los personajes que en la película escuchan las confesiones de los demás y se presentan como personas que cometen errores, tienen dudas y caídas.

En este contexto, durante la confesión en la película de Benedicto XVI ante el cardenal Bergoglio aparece la historia del padre Marcial Maciel Degollado, fundador de la congregación de la Legión de Cristo, quien cometió los pecados de molestar sexualmente a sus protegidos y mantuvo relaciones ocultas con muchas mujeres. Benedicto XVI menciona su caso en la película como el pecado de omisión del Papa.

Sin embargo, fue el propio Benedicto XVI, un año después del comienzo de su pontificado, quien retiró a Maciel del servicio sacramental y lo envió a la penitencia perpetua.

REUNIONES QUE NO EXISTIERON Y VATILEAKS

El elemento central del guión de Los dos Papas – la reunión del cardenal Bergoglio y Benedicto XVI en la residencia papal de verano en Castel Gandolfo en el verano de 2012 es con gran certeza ficción cinematográfica. En cualquier caso, no hay fuentes que confirmen el viaje del cardenal Bergoglio a Italia para encontrarse con el Papa y presentarle una solicitud por escrito de jubilación. El cardenal Bergoglio o cualquier otro jerarca no tendrían que realizar acciones tan complejas.

Las disposiciones del Código de Derecho Canónico indican el principio del retiro automático de obispos y cardenales a la edad de 75 años. Roma puede ejercer este derecho contra ellos, pero si el jerarca goza de buena salud, puede continuar sirviendo en la diócesis.

Tampoco hay razón para afirmar que Benedicto XVI quería, como muestra la película, entregar la oficina papal justo al cardenal Bergoglio. Benedicto XVI, quien finalmente renunció y voló del Vaticano a Castel Gandolfo el 28 de febrero de 2013, no influyó en el curso del cónclave en marzo, ni siquiera participó en él.

La película Los dos Papas muestra con sinceridad el estallido del escándalo de Vatileaks a principios de 2012: la filtración de documentos secretos de las inmediaciones del Papa, revelando una serie de irregularidades en el funcionamiento de las oficinas del Vaticano.

La película indica claramente que los efectos del escándalo pueden haber influido en la decisión de abdicar del Papa. Sin embargo, todavía nos estamos moviendo aquí en la esfera de las conjeturas, porque el propio Benedicto XVI no confirmó públicamente tales motivos para su decisión de febrero de 2013.

Por lo tanto, el director creó las conversaciones conjuntas entre Benedicto XVI y su sucesor en las salas y jardines de Castel Gandolfo. Sin embargo, se basaron en varios hechos, por ejemplo, que Benedicto XVI toca el piano y Francisco es fanático del futbol y el tango. La película también recuerda acertadamente que en el estudio Abbey Road (en el que grabó el grupo Beatles, entre otros), se lanzó un álbum de música con la participación del Papa Benedicto.

Sin embargo, en el álbum “Música del Vaticano”, lanzado en 2009, no se grabó ningún fragmento de la interpretación del Papa de la música al piano, como escuchamos en la película, sino a un Papa que recita fragmentos de oraciones y letanías en 5 idiomas diferentes.

En la película Los dos Papas son ficticias las conversaciones de Benedicto XVI y el cardenal Bergoglio en la Capilla Sixtina, además de reuniones posteriores del Papa pensionista y de Francisco en varias ocasiones, en un estilo divertido viendo un partido de futbol de la final entre Alemania y Argentina en la Copa del Mundo en Brasil en 2014 mientras bebía cerveza. En los últimos minutos de la película, hay imágenes reales de una de las reuniones de dos Papas que han tenido lugar desde 2013.

EL ELEMENTO DE LA OPOSICIÓN QUE CONFUNDE

Finalmente, vale la pena prestar atención al elemento de la oposición que crea confusión en el guión de Los dos Papas que se construye entre los personajes interpretados por Anthony Hopkins y Jonathan Pryce.

El contexto de la reminiscencia del cónclave de 2005 y las largas conversaciones mantenidas en la película por ambos jerarcas en Castel Gandolfo sugiere que, después de 2005, el cardenal Bergoglio fue el centro principal de una especie de «oposición» en la Iglesia al pontificado de Benedicto XVI. O incluso un crítico ferviente del pontificado del cardenal Joseph Ratzinger.

Este argumento no se basa en hechos reales. El arzobispo y cardenal argentino nunca criticó a Benedicto XVI, no lo acusó de conservadurismo ni se posicionó como el líder del ala reformista o liberal de la Iglesia.

A pesar de los comentarios anteriores, la obra de Meirelles y McCarten ciertamente puede contribuir al renovado interés de la audiencia masiva tanto en el carácter y la enseñanza del Papa Francisco, como en los ricos logros del pontificado de Benedicto XVI.

Artículo completo:  https://es.aleteia.org/2019/12/21/que-es-verdad-y-que-es-ficcion-en-la-pelicula-los-dos-papas/

Publicado en la edición impresa de El Observador del 12 de enero de 2020 No.1279