Por Mary Velázquez Dorantes

Nightfever es una iniciativa de adoración y amor al Santísimo Sacramento. Ha llegado a Querétaro desde hace tres años de la mano de jóvenes enamorados de Cristo. Éstos jóvenes salen a la calle a invitar a las personas a una iglesia abierta, donde está Jesús Sacramentando esperando en el altar y parte de la iniciativa internacional Nightfever Alemania. Para ellos el nombre es importante porque es lo que los identifica alrededor del mundo. El apostolado consiste en salir a las calles los sábados primeros de cada mes, por la noche, a invitar a las personas a pasar un momento a la iglesia a hacer oración. El Observador de la Actualidad conversó con Daniel Ruiz Caela, de 26 años de edad, el joven que en estos momento preside a los demás jóvenes en este movimiento de amor, silencio y adoración a Cristo.

¿En qué consiste la iniciativa de Nightfever en Querétaro?

▶ Somos jóvenes de entre 16 a 35 años que hemos experimentado el amor de Dios y queremos compartirlo con los demás. Por esto salimos a la calle en la noche y hablamos con los pasantes, les regalamos una velita y les invitamos a entrar un momento a la iglesia a la velada de oración. Con nuestra iniciativa queremos acercarnos, sobre todo, a los jóvenes que están lejos de la Iglesia, para invitarlos a acercarse a la fe en Jesucristo.

Es una iniciativa totalmente libre, sin forzar a nadie, de acuerdo a las palabras en el evangelio de San Juan «vengan y verán» (Juan 1,46) Nightfever está planteada como una idea para poner en contacto a la Iglesia con todas las personas, desde católicos hasta personas no creyentes. Se invita a la gente que va pasando por la calle a encender una velita, dejar que la atmósfera les envuelva y estar frente a Dios.

Las respuestas son increíbles. Nightfever crea un contexto de contemplación que ayuda a las personas a entrar en oración y entrar en contacto con Dios.

¿Cuándo iniciaron esta misión?

▶ En Querétaro hemos empezado el 12 de marzo del 2016 en el templo San José de Gracia, en el centro histórico. Una chica llamada Marisa Valdez lo había conocido mediante unos amigos en Londres, y contactó a otra chica llamada Maria Perdomo que lo había vivido en la catedral de Colonia, Alemania. Finalmente contactamos con Francisca Strecker, de Nightfever internacional Alemania y con el fundador de la iniciativa, Padre Andreas Süß. Nightfever crece desde abajo, porque son jóvenes que invitaron a otros jóvenes y así se reunió el primer equipo de Nightfever queretano.

¿Cuántos jóvenes participan y como ha sido la respuesta por parte de los queretanos?

▶ Alrededor de doce jóvenes en el apostolado y un promedio de ocho colaboradores entre 16 y 35 años; las personas nombradas colaboradores son aquellas que hacen su vivencia por primera vez del apostolado Nightfever.

Las personas pasan por uno de los andadores más importantes del centro de la ciudad, ven a jóvenes y los invitan a pasar, a prender una luz en el altar donde está el Santísimo. A veces les regalamos un mensaje bíblico, mientras que otros jóvenes cantan alabanzas de adoración, y es muy importante también decir que contamos con sacerdotes que nos ayudan en el sacramento de la Reconciliación. Entonces las personas entran y en ese mismo momento son tomados por el amor y la presencia de Jesús Eucaristía.

¿Cómo se preparan ustedes para activar la jornada de oración?

▶ Les llamamos veladas Nightfever. Lo más importante es la oración. Desde que una ciudad quiere empezar por primera vez con Nightfever, los equipos de otras ciudades hacen oración por el nuevo equipo. Hay padrinos de oración, un equipo de una ciudad reza por la otra.

En los Nightfever International Weekends se hace un fin de semana en los que se reúnen equipos de todo el mundo una vez al año en Alemania para rezar juntos. Internamente en Querétaro empezamos la novena al Sagrado Corazón de Jesús. Así pedimos por los frutos de cada velada Nightfever. Durante nueve días cada miembro del equipo, desde el lugar donde se encuentre, se une en oración con la novena.

El dirigente trata de llevar con el ejemplo, trata de llevar una vida de gracia y de invitar al equipo a profundizar en la fe. Para los aspectos prácticos de material que se utiliza en cada velada Nightfever, el tiempo entre cada una el equipo se organiza para ver qué hace falta y lo prepara.

¿Por qué eligieron el templo de San José de Gracia para crear una adoración nocturna?

▶ Buscamos una iglesia por donde pasara gente en la noche. Antes de empezar formalmente con Nightfever, organizamos unas veladas de oración en otra iglesia del centro de Querétaro. Durante una velada, el sacerdote que estaba en ese tiempo cambio de opinión y nos pidió que buscáramos otra iglesia.

Sin embargo, esa misma noche una chica llamada Marisa Valdez y un chico llamado Ángel Acosta fueron al templo San José de gracia y se encontraron con el padre Alfredo Hernández, quien acababa de llegar a Querétaro. El padre Alfredo los escuchó y recibió los detalles de nuestra iniciativa; desde esa noche acogió al apostolado Nightfever y estaba siempre presente en cada velada Nightfever.

La ayuda que nuestra iniciativa necesitaba a través del padre Alfredo Hernández hizo posible Nightfever Querétaro en este templo. Y así fue como iniciamos este apostolado de amor y adoración nocturna.

¿Cómo te sientes tú al frente del proyecto y cuáles han sido los logros personales?

▶ Con una gran alegría de poder ser parte de este gran apostalado Nightfever Querétaro, en este lapso de un año y medio al frente. Anteriormente estuvo al frente por año y medio María Perdomo.

La dicha de poderte encontrar y caminar junto con personas que tienen la misma meta, que es conocer a Dios y crecer en la fe para poder compartir a los demás, me llena de una inmensa alegría, porque entonces nosotros, los jóvenes, apostamos por Dios y no por las tentaciones que el mundo ofrece.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 12 de enero de 2020 No.1279