Por Arturo Maximiliano

De acuerdo con información dada a conocer por el titular de PROFECO la semana pasada, la gasolina no aumentará en este 2020, señalando que el promedio del precio de la gasolina Regular será de 18.20 centavos, en la Premium 19.73 y en diesel 19.48 para cumplir con la política de no incrementar los precios a los carburantes.

Pero al margen de esta noticia, los usuarios de vehículos de gasolina siguen buscando maneras de gastar menos y una opción que nos ha traído la tecnología es la de los vehículos eléctricos y los híbridos, cuyos precios en las agencias siguen bajando poco a poco.

Existen dos elementos que hacen que la tendencia hacia los autos completamente eléctricos siga avanzando: el abaratamiento de las baterías como primer punto, así como la autonomía que puedan alcanzar estos autos, habiendo modelos que ya otorgan hasta 550 kilómetros antes de volver a cargarlos.

Así también los denominados autos eléctricos 2.0, aquellos que están hechos para funcionar sólo con pila, estarían aligerando el peso de los vehículos al no traer ya ningún tipo de motor de respaldo, además de otras autopartes que no serían necesarias. Más ligeros, más autonomía por cada carga.

La combinación de un precio más accesible con una mayor conciencia ecológica de las nuevas generaciones, aunada, por supuesto, con menores gastos en gasolina que supone esta transición, harán que la demanda por este tipo de vehículos siga creciendo como ya se tiene pronosticado para este 2020.

Más información sobre estos vehículos:

Incentivos. Además de los ahorros en gasolina, los vehículos de bajas emisiones, como lo son casi todos los híbridos y eléctricos, tienen otros beneficios, como lugares preferenciales en estacionamientos. Así también algunos bancos tienen tasas de interés más bajas si pides crédito para este tipo de autos, mientras que en ciertas entidades no se paga refrendo, tenencia ni verificación.

Exentos de No Circula. En principio los autos eléctricos o híbridos domiciliados en la Ciudad de México tendrán una placa especial que les permitirá circular todos los días sin hacer verificación y, por supuesto, sin pagarla. Sólo hay que distinguir entre los que tienen derecho a placa ecológica y no verificar, en comparación con algunos denominados híbridos ligeros que sí requieren verificación y una vez hecha, estarían exentos de ella por dos años y podrían circular todos los días.

Tasa de interés preferencial. Algunos bancos o agencias que te dan el crédito de la financiera de la propia marca del auto que estás adquiriendo, tienen lo que le llaman tasa verde, que es una tasa de interés más baja a la que cobran por vehículos normales de gasolina. Evidentemente la idea de esto es incentivar la adquisición de estos vehículos, conforme a la nueva tendencia de ser efectivamente más conscientes de nuestro medio ambiente.

Tamaño de la infraestructura. Conforme aumenta el parque vehicular de vehículos verdes, van aumentando los sitios de carga para eléctricos o híbridos enchufables en plazas comerciales y otros lugares públicos, pero aún tiene que incentivarse más o incluso exigirse por parte del gobierno que se instalen más lugares para carga.

Plan financiero. Es importante que analices si el costo de un vehículo híbrido o eléctrico, aún más caros que los de gasolina, se compensa con el ahorro de gasto en combustible, lo que en algunos casos pudiera ser factible; esto además del beneficio que haces a la sociedad emitiendo menos gases contaminantes.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición impresa de El Observador del 9 de febrero de 2020 No.1283