Nelly Sosa es comunicóloga, es madre y esposa católica; tiene dos hijitos y uno que viene en camino. Desde hace ocho años vive en un pequeño pueblo de Estados Unidos, en donde fortaleció su fe y donde encontró la inspiración para crear el blog que hoy se conoce como El Árbol Menta.

Por Rubicela Muñiz

Nelly; ¿Cuándo inició el proyecto El Árbol Menta y cuál fue la razón principal?

▶ El Árbol Menta empezó en el mes de marzo del 2016. Cuando me decidí a empezarlo me entero que estaba esperando a mi segunda hija y fue muy hermoso ver cómo, a la par que crecía esta pequeña dentro de mí, el proyecto iba tomando forma; el Señor me iba orientando. Poco a poco mi amiga Jaquie (con quién comencé el blog) y yo, empezamos a tener más testimonios y Dios empezó a proveer esta red de colaboradoras.

¿A qué hace referencia El Árbol Menta?

▶ El lugar donde vivimos es el campo. Es un pueblo pequeño que está rodeado de árboles, y algo que me impactó fue poder observar las cuatro estaciones del año perfectamente marcadas y delimitadas, ver cómo en el invierno muere todo y verlo renacer en primavera. De alguna manera el árbol es atribuido a como empecé a notar la presencia de Dios en la naturaleza, pero también el árbol es la Cruz del Señor en donde dio la vida por nosotros, y menta, es esa calma que nos ayuda a llevar la adversidad, es esa tranquilidad de saber que con el Señor todo va a estar bien.

Ser madre, esposa y mujer trabajadora no es una labor sencilla, no queda mucho tiempo para alimentar la fe. ¿Cómo llevar ese proceso y darle a Dios el espacio que merece?

▶ Es difícil balancear. Hay ocasiones en que tengo que hacer un alto y pedirle ayuda al Señor, porque quiero hacer todo y no puedo. Los días que me dedico mucho al blog siento que descuido mucho a los niños. Somos una familia “homeschooling” desde hace dos años, y creo que todo va de la mano. Trato de levantarme todos los días antes que ellos y comenzar con la oración; eso es lo que me ha sostenido. A lo largo del día trato de hacer pausas para la oración; sólo en Jesús y María está el balance que nuestra vida necesita.

En tu opinión, ¿cuáles son los cinco aspectos que una mujer debe cuidar para mantener viva la fe y la alegría en su vida personal y familiar, a pesar de la adversidad?

▶ Los cinco aspectos que creo que debemos cuidar son: la relación con Dios y con María Santísima a través de la oración; la comunicación y la colaboración conyugal; el tiempo de convivencia familiar (tiempo uno a uno con cada hijo); el espacio para hacer ejercicio por lo menos 20 minutos diarios, y el contacto con la naturaleza.

Consejos para formar una iglesia doméstica

  • Poner especial atención a la vida de oración en familia.
  • Tener horarios precisos para la oración.
  • Enseñar a los niños a amar el Evangelio.
  • Al final del día, después de la oración, reflexionar sobre el día y lo que se espera el día siguiente.
  • Estar pendiente de lo que hay en el corazón de los miembros de la familia.
  • Pensar cómo ayudar a otras personas.
  • Poner los talentos a disposición de los demás.

https://www.elarbolmenta.com/

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 19 de abril de 2020 No.1293