Ejemplos de vida cuyas obras continúan

Por Hno. José Ernesto Hernández Rodríguez., msp.

¿Qué tipo de personas necesita hoy la sociedad? ¿Cómo deben ser las mujeres que pretendan generar un cambio? “En este momento en que la humanidad conoce una mutación tan profunda, las mujeres llenas del espíritu del Evangelio pueden ayudar tanto a que la humanidad no decaiga”. Con estas bellas palabras el Papa san Juan Pablo II empieza la Encíclica Mulieris Dignitatem sobre la dignidad y la vocación de la mujer.

En este número se conocerá a algunas santas mujeres que, en las distintas situaciones que les tocó vivir, supieron llenarse del espíritu evangélico del que habla el Papa y ser así testigos del poder de Cristo Resucitado. Ellas tuvieron presente que la santidad es el mejor modo para cambiar los ambientes y vivir en la verdadera dignidad de hijos e hijas de Dios.

Beata María Inés Teresa Arias del Santísimo Sacramento

Nació en Ixtlán del Río, en el estado de Nayarit, en el año de 1904. Fundó la Congregación de las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento, obra misional que ha llegado a varios países del mundo. Murió en Roma el 22 de julio de 1981. Fue beatificada por decreto del Papa Benedicto
XVI en 2012.

Concepción Cabrera

Madre de familia a los 21 años. Tuvo nueve hijos. Cofundadora de la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo y fundadora de otras cuatro agrupaciones religiosas conocidas como las Obras de la Cruz y además escritora. Nos referimos a Concepción Cabrera de Armida Arias, primera laica mexicana en llegar a los altares.

Fue beatificada el 4 de mayo de 2019 por decreto del Papa Francisco. Nació el 8 de diciembre de 1862 en San Luis Potosí. Murió el 3 de marzo de 1937 en la Ciudad de México.

María Guadalupe García Zavala o “Madre Lupita”

Así se le conoce actualmente en Jalisco. Nació en Zapopan el 27 de abril de 1878.

Fundó la congregación religiosa de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres con la finalidad de atender a los enfermos a quienes cuidaba con esmero. Su obra sigue adelante en varios países del mundo. Falleció el 24 de junio de 1963 en Guadalajara. Fue canonizada el 12 de mayo de 2013 por el Papa Francisco.

La enfermera de los pobres

Nos referimos a la madre Nati, santa María de Jesús Sacramentado Venegas de la Torre. Nació en Zapotlanejo, Jalisco, el 8 de setiembre de 1868. Ingresó con las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús para atender a los enfermos abandonados. Fue Superiora General de la Congregación. Fundó 16 casas para enfermos y ancianos desvalidos. Murió el 30 de julio de 1959 a los 91 años de edad en el hospital del Sagrado Corazón de Guadalajara donde se guardan sus restos. Fue canonizada el 21 de mayo de 2000 en Roma por san Juan Pablo II.

Estos son tan sólo algunos ejemplos de mujeres mexicanas que siguen alentando la vida de los cristianos con el ejemplo de sus vidas, que siguen forjando la historia con sus obras que aún continúan, pues lo que es de Dios siempre permanece.

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 5 de abril de 2020 No.1291