Las medidas preventivas y la información real marcan la diferencia

Por Mónica Muñoz

Hemos estado invadidos de noticias sobre la pandemia del COVID-19 y quiero destacar que, desafortunadamente, las noticias malas pululan con mayor facilidad. Entre toda esta abundancia de información, me encontré con un video que quiero comentar. Se trata de una entrevista otorgada a un noticiario argentino por el doctor Alfredo Miroli, médico especialista en inmunología, Presidente de la Sociedad Científica de Patologías Adictivas del Colegio Médico de Tucumán, Argentina, y colaborador durante 2018 del programa semanal “Hoy puede ser”, en Radio María, Argentina.

En dicho programa, el doctor Miroli explica detalladamente qué es el COVID-19 y qué medidas tomar para combatirlo. La entrevista dura 26 minutos, por lo que sólo comentaré los aspectos más importantes. En primer lugar, hace una advertencia: “Sí” al prudente temor, que mueve a la prevención y cuidados. “No” al patológico terror que paraliza y genera discriminación.

Luego, explicó que el virus está compuesto de una serie de proteínas con azúcar, que lo hacen pesado, (290 nanómetros, para ser exactos) por lo que, si alguien tosiera o estornudara expulsando saliva pulverizada que pudiese alcanzar los 12 metros, el virus no podría volar más de metro y medio porque caería al suelo, por lo que no infectaría a personas que se encontraran a dos metros del expulsor. Sin embargo, esa característica también lo hace resistente, por lo que después de tres días podría estar vivo en la superficie donde hubiese caído, por eso es importante lavarse constantemente las manos y no tocarse boca, nariz ni ojos, porque entra al organismo por las mucosas.

En cuanto a cómo combatirlo, el doctor explicó mediante un dibujo que se trata de un virus compuesto de ácido ribonucleico de una sola cadena, recubierto de glicoproteínas, que se ven como una corona, (por eso se le dice “coronavirus”). Las glicoproteínas son proteínas y azúcar, que son la llave que reconoce la mucosa respiratoria y por la cual entra al cuerpo, causando faringitis, neumonía, etc. Dio un dato muy importante: esa llave se disuelve con jabón; por eso, el mejor antiséptico no es el alcohol en gel, sino el jabón.

El especialista continuó su exposición hablando de la “cuarentena” que hay que guardar ante la sospecha de haberse infectado, explicando que el virus vive dentro del organismo 12 días, recordando lo que ya sabemos: no hay cura, sólo puede tomarse como paliativo y desinflamante el paracetamol, pues el mismo cuerpo se encarga de combatirlo y generar sus propios anticuerpos.

Y agregó: ¿qué probabilidad tengo, si contraigo el virus, de enfermarme? La respuesta es alentadora: sólo 20 por ciento. Es decir, teniendo el virus adentro, tengo 80 por ciento de probabilidades de cursarlo sin ninguna molestia. En cuanto a la probabilidad de morir por su causa, es realmente bajo, a nivel mundial, sólo un 3%, es decir, teniendo el virus, hay un 97% de probabilidades de sobrevivir.

Ver video de la entrevista completa: https://www.youtube.com/watch?v=e8-MSY7XPqQ

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 5 de abril de 2020 No.1291