Ya extraño sus escritos y comentarios de su periódico El Observador. Siendo obediente con nuestras autoridades y expertos en este confinamiento por nuestra salud (estoy en casa). Me he dado la oportunidad de hacer varios reacomodos y menesteres en casa y uno de ellos fueron los periódicos de El Observador, donde aproveché a releerlos.

Les comparto este escrito que me llamó la atención por el momento que estamos pasando: “Hay días de sombras. Años de sombras. La santidad nos espera. De cada quién depende quedarse a la mitad del camino. O terminar la ruta.” Escrito en la columna De Camino, Jaime Septién, Itinerarios. (6 de octubre de 2019/AÑO 25, No.1265).

Gracias, señor Jaime Septién. Este escrito me ha dejado una gran enseñanza y reflexión. En la Sagrada Biblia, libro Eclesiastés 2, Cap. 3, 1-8 (todo tiene su tiempo), todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: Aplicando esta cita con la de su columna, me ayuda a poder seguir adelante en este COVID-19, donde hay muerte, sufrimiento, dolor, hambre, desempleo, angustia, no saber qué va a pasar el día de mañana. Poniendo mi fe y esperanza en la oración, pidiendo ayuda y misericordia a Dios Padre que con su amor nos siga protegiendo.

Me despido deseándoles lo mejor. Primero Dios, pronto siga leyendo sus comentarios y reflexiones en su periódico El Observador. Para mí es un medio de crecimiento espiritual. Dios Padre y Nuestra Madrecita de Guadalupe los sigan arropando y llenando de bendiciones.

Hilda Martínez Alcocer

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 21 de junio de 2020. No. 1302