Jóvenes y con gran libertad de espíritu estás religiosas tienen la misión de evangelizar a todo un continente

Por Rubicela Muñiz

Lo que las “Esclavas Misioneras de Jesús” hacían entre paredes y en el exterior ahora está a la vista y oídos de todos. La alegría y el carisma que las caracteriza, se trasladó a las redes sociales con un toque muy particular de baile, música, oración y misión que tienen muy contentos a sus seguidores.

Las hermanas Anel Alarcón Palma, Aracely Gregorio Sánchez y Ana Karen Mérida Gutiérrez están al frente de este trabajo en conjunto que se alimenta con material generado en Roma, México y Perú.

Cada día los seguidores descubren contenido nuevo que, como nos dice la superiora general de Coatzacoalcos, Veracruz, Ana Leydi Lugo Gómez, se da en total libertad para llegar a más y más zonas del continente.

El SALTO

Su presencia en redes se da por primera vez en el 2010 a través de Facebook. Conforme pasan los años se integran a YouTube, Instagram y más recientemente a TikTok. Así, se ha ido formando todo un equipo: en Roma la hermana Aracely edita videos, las coreografías están a cargo de la hermana Ana Karen en México, en Coatzacoalcos la hermana Anel coordina los medios, desde Chiapas llegan los evangelios y la misión en la Amazonia se genera desde Perú. Y para un mejor trabajo en comunidad sostienen reuniones a través de Zoom para compartir ideas y opiniones.

“Comenzamos haciendo guiones para videos y grabaciones en la calle y nos dimos cuenta de que la gente se detenía a mirarnos y a hacernos fotografías, y de que al vernos con un celular y un micrófono provocábamos en ellos cierto asombro. Venciendo los miedos, la vergüenza y los complejos decidimos seguir adelante. Sabíamos que podíamos ofrecer y dar más pues la mayoría somos jóvenes y con gran libertad de espíritu”, cuenta la hermana Aracely.

Todas las religiosas, de cada congregación, participan sin importar la edad. En Roma, por ejemplo, está la hermana Luisa de 91 años, quien llama la atención por lo alegre y participativa que se le ve en cada video y, según nos dicen, al realizarle la invitación para que estuviera presente, accedió a la propuesta en el mismo momento. “Siendo sinceras nos sorprendió a todas con la creatividad que ha demostrado al momento de realizar los videos”.

Para mejorar los contenidos y ganar más seguidores, tuvieron que actualizarse y aprender de las nuevas tecnologías, y esta constante ha dado como resultado el acercamiento con los jóvenes y el hecho de que se sientan escuchados y entendidos por su Iglesia.

“Tomando en cuenta los comentarios que nos realizan en las redes sociales y en la experiencia que vamos haciendo en el día a día nos damos cuenta de que hemos podido transmitir la alegría, la jovialidad y el entusiasmo por evangelizar, pero sobre todo nos han dicho que proyectamos mucha fraternidad entre nosotras y así lo vivimos, tenemos un solo corazón y una sola alma y eso facilita nuestra evangelización”.

“La alegría de ser llamadas por Cristo, que es algo que nos caracteriza como Esclavas Misioneras de Jesús y precisamente lo que llevamos como lema espiritual. “Servir al Señor con alegría” (Salmo 100). Es el testimonio que por si solo se está proyectando”.

CONÓCELAS

» El carisma de esta Familia Religiosa es la oración misionera, mediante unas determinadas intenciones misionales para cada día de la semana, y la donación personal a la misión ad gentes, es decir, “Apostólicas en la oración, y contemplativas en la misión”; animadas por el testimonio de Santa Teresita del Niño Jesús y de San Francisco Javier. Esclava Misionera de Jesús quiere decir una entrega libre y voluntaria a la misión.

» Síguelas en Facebook, Instagram, YouTube y Tik Tok como: Esclavas Misioneras de Jesús

“La congregación está muy libre y abierta a estos medios de evangelización que no se les tiene temor, al contrario, se vive de una manera muy libre y espontánea por la confianza que hay en las hermanas de que las van a utilizar de manera correcta. Son medios que nos ayudan a acercarnos a los demás. Tenemos, como decía el Papa Benedicto, a todo un continente por evangelizar”.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 23 de agosto de 2020. No. 1311