Por Arturo Maximiliano García

A veces se ha satanizado la palabra endeudamiento, haciéndolo parecer como algo malo en todos los casos, sin embargo debemos verlo también como una herramienta que debe ser usada con responsabilidad, análisis y estrategia.

En ocasiones las personas no tenemos la disponibilidad de recursos para invertir o aprovechar una buena oportunidad de adquirir algo como por ejemplo una casa o un auto, que nos permiten empezar a consolidar un patrimonio o nos hace más productivos. Otras ocasiones necesitamos dinero para lo básico, como ahora en la pandemia. En estas circunstancias obtener un préstamo en alguna institución formal puede ser una buena alternativa, siempre y cuando tengamos elementos objetivos de que podemos cumplir en tiempo y forma con la obligación que estamos contrayendo que implica pagos mensuales fijos.

Hoy los bancos y otras instituciones han mostrado ser un poco más cautelosos con los créditos y las personas a quien se les otorga un préstamo, aunque a veces vuelven a relajar las medidas por lo que la responsabilidad recae principalmente en el que pide.

Ahora es posible obtener créditos en los cajeros automáticos de diversos bancos por lo que se hace más fácil endeudarnos y crece la tentación de obtener un préstamo exprés. Hay más detalles que te comparto sobre esto:

Pre autorización vs crédito inmediato.

En algunos casos lo que te ofrece el cajero es un trámite de pre autorización que aún deberás formalizar en el banco, por lo que debes leer bien, no vaya a ser que des por un hecho que ya tienes aprobado el crédito y procedas a comprometer ese dinero que aún no tienes.

Dinero rápido.

Efectivamente es posible que el crédito quede aprobado con sólo presionar el botón de aceptar, recurso que te será abonado a tu cuenta unas horas después. Sin embargo aún con esa facilidad, que lo que puede ahorrarte es tiempo, quizá ese ahorro te salga contraproducente en el futuro, ya que las condiciones de crédito en términos de interés y CAT pudieran no ser las mejores del mercado. Sigue siendo indispensable comparar alternativas.

Cuidado con los dedos.

Es posible que si no estás muy concentrado a la hora de ir al cajero aceptes contraer un crédito sin darte cuenta. Si ves que tu estado de cuenta ha incrementado como consecuencia de un préstamo que aceptaste sin querer, lo primero que debes hacer es no disponer del recurso y contactar a tu banco para que te indiquen porque vía devolver el dinero para que a su vez sea cancelado el crédito.

Condiciones del crédito.

Si de manera consciente quieres el crédito que te da el cajero, aun así vale la pena que te acerques a una sucursal bancaria del mismo banco para que te explique las características y condiciones del mismo.

Contratación en sucursal vs cajero.

Aunque sacar un crédito en un cajero te puede resultar muy cómodo hay expertos que recomiendan como la mejor manera de adquirir un crédito el trato directo con un ejecutivo que te explique y te resuelva tus dudas.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 30 de agosto de 2020. No. 1312