Por Hna. Kristin María de Jesús y de la Virgen Inmaculada

Muchos católicos con buena formación, incluyendo algunos sacerdotes y obispos, dicen que no hay nada de malo en participar en Halloween. Incluso reconociendo el giro claramente demoníaco que tiene la fiesta hoy en día, muchos periodistas y blogueros católicos señalan que en realidad tiene importantes raíces cristianas. Ahora que la comercialización americana está imponiendo la fiesta en todo el mundo, todos los católicos deberían reflexionar sobre si es apropiado celebrar Halloween. Echemos un vistazo a los orígenes cristianos de la fiesta para descubrir si los católicos deberían celebrarla.

Los orígenes directos de Halloween se remontan al año 609, cuando la Iglesia Católica de Roma comenzó a celebrar el Día de Todos los Santos el 13 de mayo. Dos siglos más tarde, el Papa Gregorio III cambió la fiesta al 1 de noviembre en honor del día de la dedicación de la capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. En ese momento, no era una fiesta universal en la Iglesia. El hecho de que la fecha de la dedicación de la capilla coincidiera con el día en que los antiguos druidas en Irlanda celebraban la fiesta de Samhain, el señor de los muertos, cuando la fiesta fue universalizada 100 años más tarde por el Papa Gregorio IV, parece no ser más que una curiosa coincidencia histórica. De hecho, no había necesidad de “cristianizar” o “bautizar” la fiesta pagana en el siglo IX en Irlanda. Aunque algunas ruinas de la antigua cultura druida pueden seguir existiendo, no había celebraciones druidas abiertas y la Iglesia en Irlanda estaba en su Edad de Oro. Hallow es la palabra inglesa antigua para santo, así que la vigilia de la fiesta se llamaba Hallowe’en, hallows evening. (Vísperas de los santos).

Entonces, ¿cómo empezó Halloween a ser mórbido y demoníaco? Había una celebración para los santos en el Cielo. En el 998, San Odilo introdujo la celebración de las almas del purgatorio en Francia, que más tarde pasó a ser una celebración universal también: el día de los todos fieles difuntos. ¿Pero qué pasa con las almas del infierno? Si nos olvidamos de ellas, los campesinos irlandeses se empiezan a preocupar, y puede que se venguen de nosotros. En la noche anterior a la celebración de los santos en el Cielo, los campesinos irlandeses comenzaron a golpear ollas y sartenes para que las almas condenadas supieran que no habían sido olvidadas.

No hace falta decir que ¡el clero nunca alentó tal comportamiento! Cuando la peste bubónica, conocida como la Peste Negra, devastó Europa a finales de la Edad Media, se celebraron más misas en el Día de los todos fieles difuntos y toda la población se volvió muy sensible a la realidad de la muerte y la vida eterna. Además de celebrar misas, otra forma de recordar a las almas del purgatorio en Francia, especialmente en el Día de los fieles difuntos, era hacer representaciones teatrales de esqueletos siendo conducidos por el diablo a las tumbas, conocido como La danza macabra. Estas dos costumbres parecen haberse unido entre los inmigrantes católicos irlandeses y franceses en EE.UU., creando lo que hoy conocemos como Halloween.

El uso de las Jack-o’-lantern (las calabazas decoradas) se introdujo sólo a finales de 1800 en América, en recuerdo de los festivales de la cosecha celtas. Esto despertó el interés en las festividades druidas y le dio un “sabor” aún más pagano a Halloween. Con el paso de los años, la celebración se volvió más y más espantosa e incluso demoníaca. Los que practicaban la brujería la adoptaron como propia, y hoy en día muchas prácticas ocultas y sacrilegios eucarísticos se hacen en Halloween. 

Si Halloween no es más que una triste desviación de una hermosa fiesta católica, ¿tiene sentido participar? Si queremos “reivindicar” la víspera del Día de Todos los Santos, como muchos católicos sugieren, ¿podemos hacerlo participando en esas mismas costumbres que desfiguraron la fiesta católica para empezar? No. En el día de todos los santos debemos recordar a los santos, venerarlos, ponernos bajo su protección, y ponerlos como modelos para todos nosotros. ¡Una buena manera de hacer esto entre los niños es vestirles como santos! En lugar de enviarlos a hacer “truco o trato” con sus amigos, muchos católicos organizan fiestas de “Holyween” para niños en las parroquias. Los jóvenes pueden participar en la Adoración y en las Horas Santas en reparación por el mal cometido en la noche de Halloween. ¡La mejor manera de reivindicar la fiesta original es celebrarla de manera auténtica!

Me llamo Hna. Kristin María de Jesús y de la Virgen Inmaculada. Estaba perfectamente contenta en mi pequeña burbuja idílica llamada Naples, en Florida (Estados Unidos), cuando conocí a las Siervas del Hogar de la Madre, que abrieron mi corazón a verdades tan intensas y tan hermosas que lo que pensé que era realidad, de repente, desvaneció, y vi más allá. Me presentaron a la persona de Jesucristo, que me atrajo tanto a Sí mismo que ya no podía imaginar pertenecer a nadie más que a Él. Después de dar vueltas y vueltas, sopesar y discernir, caer y levantarme, Dios me dio la fuerza para dejar atrás mis sueños de prestigio académico y seguirle en el estrecho camino de la humildad y de la pobreza. Desde entonces, he estado viviendo en España e Italia, completando mi formación, enseñando catequesis, estudiando Teología y escribiendo este blog.

Artículo original publicado en MISIÓN 3 / HOGAR DE LA MADRE DE LA JUVENTUD. (Publicado con permiso)