Reacción del episcopado a los anuncios del presidente Macron

Por Isabella H. de Carvalho, I.Media

La Conferencia Episcopal Francesa (CEF) ha emitido un comunicado, el 13 de julio de 2021, en el que reacciona al anuncio del presidente Emmanuel Macron por el que se dispone que, a partir del 21 de julio, será necesario el pase sanitario para entrar en varios lugares públicos y culturales como museos o cines.

El presidente francés también ha explicado que a partir de agosto la misma medida se aplicará a restaurantes, cafés y trenes.

La Conferencia Episcopal señala que “los servicios religiosos y su práctica” no están incluidos en la lista de lugares en los que se exigirá el pase sanitario.

El pase sanitario puede alcanzarse presentando la prueba de que una persona ha sido vacunada o ha dado recientemente negativo en la prueba de COVID-19.

Al mismo tiempo el episcopado anima a los fieles a seguir respetando las medidas sanitarias vigentes cuando participan en los actos de culto.

“Preocupada por el bien común, la Conferencia Episcopal Francesa sigue invitando a todos a movilizarse contra el virus”, dice el comunicado. “Hace un llamamiento a los católicos para que asuman su propia responsabilidad ante la vacuna”.

El comunicado no insta directamente a los católicos a vacunarse. Hasta este momento, la Conferencia Episcopal Francesa nunca ha emitido una declaración oficial con respecto a las vacunas contra la COVID-19.

El Papa Francisco, en cambio, sí se ha pronunciado sobre las vacunas, declarando en enero de 2021, en una entrevista con el canal de noticias italiano “Canale 5”, que vacunarse es “una acción ética” que todo el mundo debería realizar y que no vacunarse era una “negación suicida”.

Varias conferencias episcopales nacionales de todo el mundo han animado encarecidamente a los católicos de sus países a vacunarse.

Una encuesta realizada por la empresa de investigación Ipsos y el Foro Económico Mundial, en diciembre de 2020, reveló que Francia tenía uno de los niveles más bajos de intención de vacunación del mundo. Solo alrededor del 40% de los encuestados quería vacunarse contra el COVID-19. Tras el discurso del presidente Macron el lunes por la noche, más de un millón de personas se inscribieron para recibir la vacuna en Doctolib.fr, el sitio que gestiona las citas en Francia.

Sin embargo, varios obispos franceses han animado a los católicos a vacunarse. En respuesta a la publicación del comunicado de la Conferencia Episcopal en Twitter, el obispo Denis Moutel, de la diócesis de Saint-Brieuc, consideró oportuno aclarar que, en su opinión,  hay que “elegir vacunarse si aún no lo has hecho”, escribió.

En una entrevista de diciembre de 2020 con el periódico local francés Var-Matin, el obispo de la diócesis de Fréjus-Toulon, Dominique Rey, también afirmó que “si la vacuna contra la COVID-19 demuestra ser eficaz (que parece serlo), debe utilizarse. Está en juego la supervivencia de millones de personas”.

En un artículo publicado en el periódico católico francés La Croix en diciembre de 2020 sobre la campaña de vacunación que acababa de comenzar en el país, el obispo auxiliar de la ciudad de Reims y presidente del Consejo de Familia y Sociedad de la Conferencia Episcopal, Bruno Feillet, aclaró que no había “ninguna objeción” a esta cuestión, que según él era un asunto de “seguridad nacional”.

“No veo por qué deberíamos ser hostiles”, dijo.

Imagen: https://twitter.com/eluniversocom

Artículos I. Media