Hoy tenemos que aprender a interactuar de forma inteligente con las emociones, con la motivación y el entusiasmo personal para tener activa cualquier red social en la que compartimos fotografías, historias o los famosos reel. En esta edición de El Observador de la Actualidad daremos algunos consejos para ser exitoso emocionalmente en tiempos de redes sociales

Por Mary Velázquez Dorantes

PLANTEATE LA REALIDAD DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Algunos experimentos sobre el autocontrol, la empatía, la motivación en las personas que tienen activa una cuenta en redes sociales, específicamente en Instagram o Facebook, revelan una baja emocional en los usuarios, convirtiéndose en casos de depresión, frustración, ansiedad, desconsuelo e incluso pensamientos suicidas.

Ante ello la inteligencia emocional tiene que ser activada de manera urgente para que al tener una cuenta en el mundo social, te puedas posicionar en la realidad que te rodea y evitar compararte con otros usuarios en redes; además de compartir contenido lleno de credibilidad y que favorezca a tu propio entusiasmo.

Tu contenido debe estar alejado del conflicto interior que puedas experimentar y te debe ayudar a superar tus barreras sobre preguntas como: quién eres, cuál es tu misión en la vida, qué te interesa. Actualmente es muy común la pérdida de identidad, la baja autoestima o incluso la creación de un mundo socialmente falso, y es gracias a la falsa realidad que las redes sociales ofrecen.

CREA Y BUSCA CONTENIDO QUE TE FORTALEZCA

Entre los billones de contenidos que se suben cada minuto, es necesario que como usuarios creemos y compartamos contenidos que fortalezcan nuestras emociones positivas, para que activen la zona creativa de nuestro cerebro, alerten la curiosidad, pero sobretodo contenidos que eviten que nuestros pensamientos, actos y sensaciones se vean atacados por mensajes que debiliten nuestra esencia como seres humanos.

Recordemos que el 50% de nuestra inteligencia emocional está relacionada con los sentimientos de aquello que vemos, y el otro 50% está relacionada con las intenciones y motivaciones que otras personas tienen al compartir determinados contenidos audiovisuales en las redes sociales.

APRENDER A SER SOCIABLES

Tenemos seguidores, seguimos a personas, le ponemos valor a los números y estadísticas que las redes sociales representan, pero dichos números no tienen nada que ver con las habilidades de aprender a ser sociales de forma inteligente; las relaciones digitales se pueden convertir en un problema que genere caos y desestabilidad. Las redes sociales nos deben ayudar a construir puentes con nuestras relaciones físicas, y no únicamente virtuales.

Debemos reflexionar que en las redes sociales tenemos quizás una personalidad un poco diferente al mundo real, pero que también nos ayuda a complementarnos. El hecho de aprender a ser sociables en las redes implica ser conscientes de quiénes somos, quiénes son las personas con las que tratamos, cómo nos relacionamos con ellas, e incluso quiénes son simplemente seguidores y quiénes son los verdaderos amigos.

La inteligencia emocional es una capacidad que debemos desarrollar de forma continua, aprendiendo a identificar la información asertiva que nos llega por medio de las redes sociales, así como los períodos de desconexión que nos ayudarán a reflexionar sobre otros asuntos de nuestra vida.

Recordemos que todo aquello que vemos o consumimos en redes sociales, nos produce una emoción, por lo tanto, tenemos que distinguir entre lo que produce efectos positivos o negativos. Cada vez que entres a tus redes sociales, recuerda los tres pasos que te mencionamos, y estabiliza tus emociones.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 22 de agosto de 2021 No. 1363