“El Rosario es la oración más hermosa que podemos ofrecer a la Virgen María” Papa Francisco

 Con motivo del mes del Rosario, Catholic.net, Magdala, Zenit y Regnum Christi organizan para el día jueves 7 de octubre de 2021 el rezo del Santo Rosario en comunidad y abierto al público. Los horarios que se tendrán son a las 9:15 am y a las 11:00 am, hora de la Ciudad de México. La invitación se extiende a todos a fin de unirnos en oración por las necesidades del mundo entero. De forma particular y especial por la terminación de la pandemia, que ha sacudido a la humanidad y ha cobrado muchas vidas, además de pedir por el fin del aborto, por las intenciones del Papa Francisco y por la paz del mundo.

Sigue esta actividad en nuestra cuenta de Facebook: https://www.facebook.com/Catholic.net.es/

A las 9:15 am, hora de Ciudad de México, el rezo del Rosario será dirigido por el Padre Mauricio Elías desde las grutas de Lourdes, teniendo en sus principales intenciones a los seguidores de estos grupos y colaboradores. Sin embargo, se puede unir el público en general por medio de las redes sociales de Catholic.net y Zenit o por medio del siguiente enlace: https://www.youtube.com/c/LeSanctuaireNotreDamedeLourdes

Para ver el Rosario en otro horario y no en vivo lo podrán ver desde el siguiente enlace: https://www.youtube.com/playlist?list=PL2fBaIU3WZ23ahmPx34yYXDu3yrp-yASO

Por su parte, a las 11:00 am, de igual forma horario de la Capital de México, se realizará un Rosario simultáneo desde tres ubicaciones: La Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México, presidido por Ana Paula Morales; Tierra Santa, en Magdala, por Kathleen Nichols; Santa María la Mayor, en Roma, por Michaela Weimann. Las intenciones de en este Rosario son: Por el fin de la Pandemia, por los enfermos y difuntos de Covid-19, por la paz mundial, por las intenciones del Santo Padre, por las vocaciones sacerdotales y por el Clero en general, por el fin del aborto y por la unidad de la familia. Esta actividad también se puede seguir por las redes sociales especificadas.

De entre las celebraciones marianas, a lo largo del año litúrgico, se encuentra la memoria obligatoria de Nuestra Señora del Rosario o también llamada la Virgen del Rosario, que se conmemora el día 7 de octubre.

La advocación de la Virgen del Rosario surgió a partir de la aparición de la Madre de Dios a Santo Domingo de Guzmán, en el año 1208, en una capilla del monasterio de Prouilhe, Francia. La Santísima Virgen María se hizo presente con un Rosario en las manos y le enseñó a rezarlo. A su vez, Santo Domingo enseñó el rezo a los soldados que estaban liderados por Simón IV Montfort, antes de la Batalla de Muret. El triunfo le fue atribuido a la Santísima Virgen María. De ahí que Monfort erigió la capilla dedicada a esta advocación. En el siglo XVI la devoción había decaído, por lo que la Madre de Dios se le apareció al Beato Alano de la Rupe, pidiéndole que escribiera en un libro todos los milagros realizados por el Rosario, recordando las promesas por esta devoción.

Esta celebración en el Calendario Litúrgico fue instituida por el Papa Pío V en el aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la Batalla naval de Lepanto en el año 1571, triunfo atribuido a la Santísima Virgen María invocada por la oración del Rosario. Por su parte, el Papa Gregorio XIII cambió el nombre de la festividad por Nuestra Señora del Rosario. En el año 1716, tras la victoria en la batalla de Temesvár atribuida a la imagen de la Virgen del Rosario por Clemente XI, el Papa pidió que esta fiesta fuera por la Iglesia universal. Por su parte, León XIII escribió unas encíclicas referentes al rosario y consagró el mes de octubre al Rosario. Este día es una invitación a meditar los misterios el Santo Rosario, en compañía de nuestra Santísima Madre, quien intercede por nosotros delante de Jesucristo, el Verbo Encarnado y Resucitado.

Finalmente, se les extiende una cordial invitación a participar todos los sábados a las 11:00 am del rezo del Rosario simultáneo que lleva a cabo Regnum Christi por medio de su Instagram, para los que se quieran unir y desean ser fervorosos en la advocación del Santo Rosario.

Se les agradece su atención y participación. Unidos en oración eclesialmente, por medio de la intercesión de la Santísima Virgen María, seamos escuchados por Dios, en su infinita misericordia haga resplandecer su rostro sobre nosotros y llene de su gracia y amor nuestros corazones. Así sea.

 

Foto de Dante Di Natale en Cathopic.com