Con palabras emotivas y llenas de alegría, Gaby Jacoba dio las gracias en primer lugar a Dios por haber hecho posible esta obra y que estuviera acompañando a los peregrinos virtuales de la Tercera Peregrinación Virtual “Recorriendo Tierra Santa de la mano de María Magdalena” para sanarlos y tener un encuentro personal con cada uno de ellos.

Posteriormente, dio las gracias a todos los que con su esfuerzo, dedicación y entrega personal dieron lo mejor de sí mismos para servir en este proyecto de sanación, a fin que llegara a muchas personas. Al Padre Juan María Solana LC le da las gracias por su amistad y por hacer posible esta peregrinación; y más adelante fue mencionando a cada uno de los colaboradores: al Equipo de Magdala, a los intercesores, a los acompañantes y voluntarios de los equipos de escucha; a cada uno de ellos les reconoció su valiosa participación y su entusiasmo en la Peregrinación.

A los peregrinos virtuales, llamándolos hermanos en Cristo, les dio las gracias por su perseverancia y seguir la Peregrinación, expresando con gran cariño que está conmovida y agradecida por permitirle cada uno de ellos entrar en sus corazones y caminar juntos en este proceso de la sanación interior.

Más adelante, comentó que desde el primer día de la Peregrinación Virtual de Sanación se recibieron muchos comentarios y, conforme avanzaba la Peregrinación, fueron llegando muchos testimonios de perseverancia y sanación. Gaby Jacoba hizo el recuento de la experiencia agradable que vivió con los peregrinos virtuales, quienes interactuaron con ella, con el Padre Juan María Solana LC y los equipos por medio de las redes sociales y las páginas Web, tanto de Magdala como de “Sanando mi Corazón”. Los peregrinos contaron sus testimonios personales, les haciendo preguntas sobre los temas que se iban dando en el transcurso de los talleres, pero también muchos agradecieron la labor que se fue realizando durante la Peregrinación.

Al hablar de los testimonios, Gaby Jacoba expresó que muchos de ellos la hicieron unirse de corazón en el dolor de los peregrinos virtuales, ya sea por el tiempo que llevaban sufriendo o por la falta de atención que muchos han tenido, pues no habían hablado jamás de sus casos personales con nadie. Sin embargo, ella también mencionó que le dio mucha alegría conocer testimonios de reconciliación entre las familias, tras reunirse a escuchar los talleres juntos, o bien, que hubo peregrinos que pidieron perdón a quienes habían herido desde la niñez y la adolescencia. Y habló de varios casos, los cuales presentaron mejoras en el actuar de los peregrinos como el poder dormir, ir superando el enojo, la tristeza, procesos de duelo, entre otros.

El caso que más le impactó a Gaby Jacoba fue el de una mujer que desde hace 30 años que nació su hija comenzó a sufrir de ansiedad y ha estado en manos de psicólogos y psiquiatras para poder recibir ayuda y ha tenido que estar medicada por mucho tiempo. Sin embargo, con el retiro de sanación fue la primera vez que confrontó el caso de abuso que recibió en la niñez. A pesar de que el taller se tornó doloroso para la mujer, Dios la bendijo con un sacerdote que estaba llevando la Peregrinación para muchas personas cerca de donde ella vive, dándoles dirección espiritual. La mujer buscó entrevistarse con el sacerdote para recibir dirección espiritual y se comprometió en realizar todo lo propuesto por el taller. Gaby Jacoba ve la mano de Dios en este caso particular de sanación.

Se le da un especial agradecimiento a Gaby Jacoba por su entrega y dedicación en la Tercera Peregrinación de Sanación “Recorriendo Tierra Santa de la mano de María Magdalena” y por aportar a cada peregrino virtual su experiencia de vida hecha sanación para muchos corazones.