Por Gilberto Hernández García

Fray Tomás González Castillo, director de la Casa del migrante «La 72», de Tenosique, Tabasco, ha sido galardonado con el Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos «Gilberto Bosques», en su primera edición.

«El Premio fue conferido a Fray Tomás González Castillo, por su compromiso constante e infatigable en favor de los migrantes centroamericanos que atraviesan el Estado del Tabasco en dirección a Estados Unidos», destacaron en la ceremonia de premiación, este  25 de septiembre, los Embajadores de Francia y Alemania en México.

El fraile franciscano señaló durante la premiación que el estado de Tabasco está convertido hoy por hoy en la ruta con mayor flujo de migrantes centroamericanos y la más peligrosa. Además relató que en los años que lleva en su labor en defensa de los derechos humanos se ha dado cuenta de todo lo que padecen los hermanos migrantes: «secuestros, abusos sexuales a hombres y mujeres, extorsiones, campos de concentración, mal llamadas “casas de seguridad”, ataques al tren, muerte y entierros masivos en fosas clandestinas».

Con dureza, criticó que todo ocurra con «colaboración, permiso, indiferencia o colusión de las autoridades», pero refirió que el premio contribuye a seguir visibilizando a nivel internacional la violación a los derechos humanos «a los mexicanos y a los que solamente quieren atravesar nuestro país en búsqueda de mejores condiciones de vida».

 Obra de los franciscanos del Sureste

«La 72» es una casa para migrantes en Tenosique, Tabasco y forma parte del Proyecto Integral de Atención a Personas Migrantes, junto con el Centro de Derechos Humanos del Usumacinta, A.C., que impulsa la Provincia Franciscana San Felipe de Jesús en el Sureste de México.

El albergue se ha llamado de esta manera en honor a los 72 migrantes que fueron asesinados el 24 de agosto del 2000 en San Ferrando Tamaulipas.

El 11 de octubre de 2001 se fundó la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos de Tenosique para defender y promover los derechos humanos de la población y específicamente de las y los migrantes.

El premio

El premio fue creado con motivo del Cincuentenario del Tratado del Elíseo, con el objetivo reconocer y alentar a personalidades, colectivos y organizaciones que se esfuerzan en la promoción y la defensa de los Derechos Humanos, la Paz, la Solidaridad y la Justicia, valores encarnados en la persona del Sr. Gilberto Bosques.

Cónsul General de su país en Francia de 1939 a 1944, el Sr. Bosques ayudó a miles de personas a escapar de las persecuciones en Europa, ofreciéndoles una residencia y la nacionalidad mexicana. En homenaje al trabajo humanitario realizado por el diplomático mexicano, las Embajadas de Francia y Alemania decidieron dar al Premio su nombre.

En la misma ceremonia también se entregaron dos menciones de honor a Felícitas Martínez Solano, por su activismo en favor de las mujeres indígenas en el Estado de Guerrero, y a la organización «Código DH», por su promoción de los Derechos Humanos en las políticas públicas del Estado de Oaxaca, pero también por  su protección a los defensores de Derechos Humanos.