Por Juan Antonio Espinosa, cantautor católico |

Caminos…

Caminos de la fe que nos llevan al encuentro personal con Él.

Los caminos del Señor saben mucho de silencio, de compartir, de justicia, de limpieza de corazón, de honradez, de sobriedad y de esperanza.

“Mis caminos no son vuestros caminos”.

Todo un desafío frente a los caminos que nos traza esta vetusta sociedad nuestra.

 

Caminante, hay un camino

Caminante, hay un camino
que es preciso recorrer:
es el camino interior
que conduce hasta la fe.

Los caminos del Señor
no están hechos de pisadas:
arrancan del corazón
y, por las sendas del alma,
los va trazando el amor
a la luz de la esperanza.

Caminante, hay un camino
que es preciso recorrer:
es el camino interior
que conduce hasta la fe.

Los caminos del Señor
son esa senda escondida
a la que sólo nos lleva
la oculta sabiduría
de compartir con los otros
ilusiones y alegrías.

Caminante, hay un camino
que es preciso recorrer:
es el camino interior
que conduce hasta la fe.

Los caminos del Señor
están hechos de silencio,
pues la palabra de Dios
tan sólo resuena dentro
de los que impiden que el lujo
aturda sus sentimientos.

Caminante, hay un camino
que es preciso recorrer:
es el camino interior
que conduce hasta la fe.

Los caminos del Señor
no son caminos de gloria:
los va trazando el sudor
de quien construye su historia
sin sombra de corrupción
y con limpia trayectoria.

Caminante, hay un camino
que es preciso recorrer:
es el camino interior
que conduce hasta la fe.

 

Letra: José Antonio Olivar

Música: Juan Antonio Espinosa

La grabación, junto con 12 canciones más, se encuentra en el CD “Al Señor del Nuevo Siglo” y la partitura en el libro del mismo título (EDIBESA, //www.edibesa.com)

Ahora puedes escuchar un fragmento de “Caminante, hay un camino” pulsando aqui

También, si lo deseas, te lo puedes descargar gratis, pulsando aqui

Publicado en el «blog de Juan Antonio Espinosa» (http://blogs.periodistadigital.com/juan-antonio-espinosa.php) en periodistadigital.com . Reproducido con permiso del autor