Chicharito un Crack de Dios

Por Jesús V. Picón

El futbolista Javier Hernández, mejor conocido como «Chicharito», fichado recientemente por el Real Madrid, declaró en una reciente entrevista que es un creyente de Dios. Lo reafirma y lo confirma.

Con una duración de más de una hora de programa, habló de todo —de su anterior equipo, su historia, su familia, compañeros, nuevo equipo, etc.— pero, con su toque de sencillez y humildad, se ganó el corazón de los analistas y críticos del futbol presentes en el estudio, como también de televidentes que twitteaban en vivo lo que pensaban de él.

Lo que más sorprendió para algunos, incluidos muchos que somos católicos, fue cuando declaró su devoción a san Juan Pablo II al portar una medalla en su muñeca con la imagen de Karol Wojtyla. También manifiesta que en su pecho porta una Cruz del Espíritu Santo. Sí, es muy devoto de san Juan Pablo II, porque él mismo relató cómo su tía pidió al santo Papa polaco que intercediera por «Chicharito» para que él pudiera cumplir sus sueños.

Javier Hernández no titubea y declara que siempre ha sido todo voluntad de Dios, el cumplir sus sueños y la adversidad; también que los tiempos de Dios son perfectos, por eso no se desespera a pesar de manifestarse impaciente: ora y espera. Relata cómo en cada partido que inicia como titular da gracias de rodillas a Dios por una oportunidad más, y entre el bullicio del estadio y los cánticos de guerra pide por sus compañeros y por los contrarios del equipo que enfrenta.

Sigue impresionando «Chicharito» con su sonrisa y carisma a pesar de ser banca, a pesar de toda la adversidad que pueda tener; él declara, manifiesta, proclama su amor y agradecimiento por su familia, su amor por Dios y se apega a su voluntad, sin dejar de trabajar.

En otra parte de la entrevista le preguntaron si le pide mucho a la Virgen de Guadalupe y, sonriente como niño, con esa faz de inocencia, responde que “sí”. El «Chicharito» encanta e ilusiona en cada respuesta, hay un sol en su rostro, una serenidad que sólo Dios y la oración pueden dar. Es un crack de la sencillez; hablando, respira y transpira a Dios. Impresiona la personalidad del «Chicharito», ¿cuantos más como él?

Su reto como futbolista y delantero del Real Madrid será el meter muchos goles, y todos esperan que los haga; otros más esperamos que persevere en la fe, que san Juan Pablo II lo siga guiando en sus sueños, que la Virgen de Guadalupe lo proteja y que siga siendo un crack de Dios.