La Comisión Episcopal para la Pastoral Juvenil de Filipinas ha echado a andar un interesante proyecto para promover la cultura de la paz y del encuentro: ha invitado a los jóvenes del país, en particular a cuántos tienen competencia con las computadoras, internet y redes sociales, a ser “agentes de paz en la web”.

“A ellos les toca la tarea de cultivar y promover una cultura del respeto y del diálogo tanto en la red, como así en la vida real de todos los días. Una actitud diversa respecto a cuántos, el estado islámico tiene sobre todos, que aprovecha la potencialidad de la web para una propaganda violenta y criminal”.

El secretario ejecutivo de la Pastoral Juvenil filipina, el sacerdote Conegundo B. Garganta, señaló que “los jóvenes deben hacer su parte para crear un ambiente social más favorable” a la paz y a la armonía, dejando de lado las ideologías extremistas”. Él subraya que las redes sociales son un instrumento útil para todos en el difundir políticas y actividades a favor de la vida y de la solidaridad humana.

La defensa de la vida y de la familia, el apoyo a programas e iniciativas dirigidas a su defensa y tutela, explica el sacerdote, compete también a los adultos, también ellos llamados a “proteger los valores cristianos” y a apoyar a cuántos “luchan por la unidad y la paz” en el mundo.

Una respuesta, la del padre Garganta, al uso que de las redes sociales y de la red hacen los jihadistas del estado islámico, que aprovechan la web para su propaganda terrorista y criminal, atrayendo en modo particular a los jóvenes. De hecho, ya desde el inicio, el movimiento terrorista de al-Baghdadi aprovechó las modernas tecnologías para alcanzar a los militantes en Europa, Canadá, EEUU y Australia.

Desde hace tiempo, internet y los nuevos medios están en el centro de la atención de los obispos filipinos, que han individuado en la red potencialidades para apoyar y realizar la evangelización. En particular, los obispos han individuado en las redes sociales como Facebook o Twitter un “alcanzar y ser alcanzados con más facilidad por los jóvenes y por todos aquellos que tiene dificultad en organizar encuentros personales, pero al mismo tiempo quieren aprender”.