“Los pobres que padecen hambre no pueden esperar más. Los líderes del mundo deben llegar a un acuerdo efectivo. El Papa Francisco ha realizado una valiosa, poderosa y significativa contribución a este debate urgente”,  es lo que ha señalado recientemente Ertharin Cousin, directora del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, al referirse a la publicación de la encíclica Laudato Si’.

Ertharin Cousin aseveró que  no se puede lograr “hambre cero” si no abordamos el cambio climático. La funcionaria de la ONU aplaudió la reciente publicación de la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, en la que llama a tomar medidas urgentes para abordar el cambio climático y su impacto en las personas pobres y hambrientas del mundo. Según expresó la Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos.

Para la representante del PMA, los desastres medioambientales relacionados con el clima, tales como inundaciones y sequías aumentan la inseguridad alimentaria y la malnutrición cuando la tierra agrícola se ve afectada y los suministros de alimentos esenciales son frecuentemente destruidos.

La actividad climática errática en forma desproporcionada impacta a las personas más vulnerables, en especial a mujeres y niños – a la larga, pone a cientos de millones de personas en riesgo. Los estudios demuestran que para el año 2050, el cambio climático podría aumentar el riesgo del hambre y la desnutrición infantil en hasta un 20 por ciento, dice el PMA.

El próximo mes de diciembre, en la COP 21, todas las naciones se reunirán para lograr un acuerdo universal jurídicamente vinculante sobre el cambio climático. Este acuerdo es crucial, ya que tenemos que crear un nuevo marco global para la reducción de riesgos y la definición de cómo funciona el mundo juntos para enfrentar el desafío del cambio climático.