Mónica GARCÍA | Red de comunicadores católicos |

La próxima visita del Papa Francisco a México debe trascender más allá del acto mediático y de entretenimiento televisivo, sino generar conciencia entre la población en general para iniciar una movilización que permita una sociedad más justa, equitativa y progresista en todos aspectos, consideraron la Doctora María Luisa Aspe Armella, ex presidenta del IMDOSOC y catedrática de la Universidad Iberoamericana, junto a Fray Luis Javier Rubio, dominico, rector del Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México (IFTIM) y profesor de la Universidad Pontificia de México, al encabezar el panel de reflexión “¿Qué México encontrará el Papa Francisco?”, llevado a cabo en el auditorio del Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC).

Asimismo, ambos expertos consideraron que esta visita pastoral, si bien los organizadores han recalcado su naturaleza eclesiástica, también es probable que el Sumo Pontífice toque temas de índole político, algunos de ellos muy espinosos para las autoridades, por lo que descartaron ver la llegada de Bergoglio como el inicio de una nueva “reconquista” de México.

El auditorio del IMDOSOC lució con buena afluencia tanto de prensa como de público en general, para la primera de dos paneles de reflexión en torno a la inminente visita del Vicario de Cristo; durante sus intervenciones, tanto la Doctora Aspe como Fray Luis Javier, coincidieron en que el Papa Francisco no viene para realizar una “reconquista religiosa”, por el contrario, dirigirá su mensaje orientado a promover la paz sin importar credo, raza o sexo, y en conjunto con otras religiones.

En un análisis sobre el contexto en el que acude Francisco a México, en entidades con alta problemática social como Michoacán, Guerrero y Oaxaca, es justamente donde existe una mayor labor de laicos, creyentes y miembros de otras religiones, por lo que la acción común permite allanar el camino a una paz social y más justa, así que consideraron que el objetivo que busca el Papa con su mensaje es que todos trabajemos juntos y en beneficio de todos.

Del mismo modo, ambos ponentes aseguraron que ante el crecimiento de otras religiones en territorio mexicano –ejemplo claro lo ocurrido en las regiones indígenas de Chiapas, donde el catolicismo se redujo hasta 58 por ciento de la población–, la Iglesia católica en vez de pensar en convertir de nueva cuenta a aquellos que se alejaron de sus templos, ahora trata de trabajar de manera conjunta con otros credos en los valores universales para alcanzar una sociedad más justa.

“El propio Papa en muchos momentos ha mostrado este compromiso con un ecumenismo amplio, ha trabajado con rabinos, con pastores, con protestantes”, explicó Rubio; en tanto, la Doctora Aspe puntualizó la actitud conciliadora del Papa Francisco con otras religiones y el llamado que ha hecho para que todos los credos trabajen en pos de alcanzar una paz y justicia universal y se trabaje en solucionar los problemas que atañen a toda la sociedad, por lo que aseguró, el mensaje que dará a los mexicanos abarcará a todos sin distinción.

“De lo que hemos escuchado del papa Francisco su discurso es el más lejano de una Iglesia de cristiandad, es una categoría que está fuera del discurso del Papa, ahí está su video de enero que está aludiendo al diálogo Interreligioso para la construcción de la paz, de decir quienes crean lo que crean vamos a trabajar con la paz”, explicó.
En cuanto a los temas que abordará el papa Francisco, los especialistas comentaron que por los lugares que recorrerá en su visita seguramente se referirá a la migración, la problemática de los pueblos indígenas y de los desplazados, sin embargo no consideraron que toque asuntos internos del país como el caso de la Guardería ABC o de los desaparecidos de Ayotzinapa: “El papa viene a una visita pastoral, no se va a meter en asuntos internos, así lo han planteado” aseveraron.

El IMDOSOC aún tendrá un nuevo encuentro para el día 28 del presente enero, con el tema “¿Cómo comunica el Papa Francisco” con la participación de los prelados Benjamín Bravo y Sergio Cobo, con lo cual busca erguirse como el espacio de reflexión profesional del pensamiento social cristiano para construir una realidad más justa.