El 7 de octubre de 1571 tuvo lugar, entre todos los enfrentamientos armados que han existido, quizá la batalla más importante de todas.

ANTECEDENTES:

En agosto de 1570 el Imperio Turco Otomano (musulmán) desembarcó en la isla de Chipre como parte de su plan de apoderarse de Europa. Tras dos meses de asedio, Chipre fue derrotada, muriendo 30 mil personas y siendo apresadas otras 20 mil.

El 24 de mayo de 1571 el Papa san Pío V logró que las potencias cristianas europeas se pusieran de acuerdo para defenderse juntas de la invasión, conformando así la Santa Liga.

La Santa Liga, que tenía como comandante en jefe a don Juan de Austria, y que estaba formada por España, Venecia, Génova, Malta, el ducado de Saboya, Toscana y los Estados Pontificios, acordó proteger a Europa expulsando del mar Mediterráneo a la flota musulmana.

En agosto de 1571 las flotas de la Santa Liga comenzaron a reunirse en Mesina. Se logró conjuntar una fuerza cristiana de 236 navíos (204 galeras, 6 galeazas y 26 fragatas), y a un ejército de infantería de 50 mil hombres.

La armada turca, al mando de Alí Pachá (general en jefe del sultán Selim, el hijo alcohólico del famoso sultán Suleimán «el Magnífico»), tenía la orden imperial de combatir a la cristiandad. Para ello contaba con 374 navíos (216 galeras, 64 galeotas y 64 fustas) y 35 mil soldados, más 12 mil prisioneros cristianos que operaban como remeros, para un total de 47 mil hombres.

LA BATALLA DE LEPANTO:

El 7 de octubre de 1571 la Santa Liga encontró en el golfo de Lepanto (Grecia) a la flota musulmana, y hacia las 11 de la mañana comenzó el combate.

La victoria cristiana se logró tras cinco horas de batalla ininterrumpida. Fue hasta que Alí Pachá resultó herido de muerte que los turcos huyeron.

-Las bajas por el lado cristiano fueron: 7 mil 600 hombres muertos, 21 mil heridos y la pérdida de 12 navíos.

-Las bajas por el lado musulmán fueron: 30 mil soldados muertos, 8 mil prisioneros, 12 mil cautivos cristianos liberados, y la pérdida de 190 navíos.

TEMA DE LA SEMANA: LA BATALLA QUE SALVÓ A LA CRISTIANDAD

Publicado en la edición impresa de El Observador del 7 de octubre de 2018 No.1213