Para estos trabajos se ha adoptado una metodología con estándares internacionales como la ISO-18091, que traduce los 17 objetivos del desarrollo sostenible de la ONU

Por Sergio Estrada

Desde los aportes del pensamiento social de la Iglesia, se está analizando el fenómeno de la pobreza en México, para aportar iniciativas que contribuyan a entender este fenómeno social. Es por ello que se ha creado la Red de Observatorios de Deuda y Compromiso Social, coordinados por el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC).

Esta red coordina a agentes que contribuyan de manera decisiva en la resolución y análisis de la pobreza en nuestro país, siendo un aporte referente no solo en la observación y el análisis sino también en la incidencia, adoptando estándares internacionales como metodología de trabajo.

«Para estos trabajos se ha adoptado una metodología con estándares internacionales como la ISO-18091, que traduce los 17 objetivos del desarrollo sostenible de la ONU, siendo la agenda más importante en el mundo en materia de paz y justicia firmada por 195 países. Se adaptaron los 17 objetivos priorizando el fin de la pobreza, traduciéndolos en 39 redes de política pública que tienen que ver en el desarrollo institucional para una forma de gobernar democráticamente», afirmo el doctor Carlos Gadsden Carrasco, coordinador de la creación de estos observatorios.

Destacó que estos puntos se despliegan en 39 redes de políticas públicas que no deben faltar en ningún territorio en el mundo, debido a que es una medida de la organización internacional de la estandarización que México promovió y ahora es una norma internacional aprobada por 164 países. «Este estándar tiene que ver con la gestión de calidad de los gobiernos locales contribuyendo a la formación de una red de políticas públicas para analizarlas y aplicarlas para el abatimiento de la pobreza».

Se buscó incidir en el tema de la pobreza debido a que incluye muchos otros factores como la salud, educación, agua, alimentos, trabajo e instituciones que sean transparentes, y que se construyan servicios públicos de carrera, la gobernanza, la seguridad, vivienda, basura, contaminación de ríos, cambio climático, cultura, movilidad y educación ambiental que afectan al fenómeno de la pobreza.

Las universidades e instituciones sociales que integran estas redes de deuda social son: Imdosoc, Alianza Ciudadana Frente a la Pobreza, Universidad Anahuac como vocal de la AMIESIC, organismo que agrupa a más de 60 universidades católicas, Universidad Iberoamericana y la Universidad la Salle; instituciones como la COPARMEX, la Arquidiócesis Primada de México, la Comisión de Cultura y jóvenes, la Comisión de Justicia y Paz. En cuanto a diócesis del país, se ha pedido en la Arquidiócesis de Aguascalientes y diócesis de Zamora con miras a una participación nacional.

«Estos trabajos tienen que ver con las parroquias en salida, con universidades en salida. Este observatorio ya está trabajando y se espera que esté en plenitud en el 2021. También se está analizando la forma de hacer observatorios parroquiales; ya se tienen herramientas basadas en esta norma y en el manual de pastoral de la Arquidiócesis de México», subrayó el doctor Gadsden.

Ya se comenzaron diagnósticos de parroquias y se tiene la participación de los jóvenes. Todas estas acciones están encaminadas para que los gobiernos sean evaluados a través del conocimiento social de las personas tomando en consideración la información de estos observatorios para la realización de políticas públicas y desarrollo social.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 20 de enero de 2019 No.1228