El Papa Francisco busca acercarse a todos los jóvenes, sobre todo a los más vulnerables como lo son los presos y los indígenas

A pocas semanas de celebrarse la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019, del 22 al 27 de enero, el Papa Francisco está listo para salir al encuentro de los jóvenes: «Voy donde los jóvenes no pueden venir», así lo dio a conocer en Roma monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá.

Uno de los actos más significativos del Pontífice será el del día 25 de enero cuando asista al Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas, de Pacora, que alberga a 192 jóvenes en proceso de rehabilitación; ahí presidirá la Liturgia penitencial.

Sobre este acto, monseñor Ulloa compartió que «los jóvenes (presos) se han ido preparando con una serie de retiros, recibiendo catequesis y están ilusionados; no solamente hay jóvenes católicos, hay jóvenes de otras denominaciones, pero esperan con la misma ilusión al Santo Padre. Ellos construyeron los confesionarios que el Papa Francisco usará para impartir el sacramento de la reconciliación».  Este momento será aprovechado para traer a otros jóvenes provenientes de otros centros de rehabilitación, para que tengan la oportunidad de vivir esta visita.

Monseñor Ulloa remarcó la finalidad del Papa Francisco de encontrarse con la realidad juvenil de las llamadas peri- ferias existenciales, especialmente donde hay marginación, pobreza e injusticia. Por lo tanto, «jóvenes indígenas, afroamericanos» tendrán un espacio en la agenda de la JMJ y del Papa. Una invitación para ponerse al servicio de los demás, pues «no existe la vocación al egoísmo».

Esta JMJ será aprovechada para pedir mayor dignidad para los migrantes, en el contexto actual de la caravana de centroamericanos que en Tijuana han sido reprimidos por la policía de frontera de Estados Unidos y están a la espera de una solución.

Los modelos para los jóvenes

La JMJ Panamá 2019 propondrá a los jóvenes el modelo de san Juan Diego Cuauhtlatoatzin (1474-1548), el indígena mexicano testigo de la aparición de la Virgen de Guadalupe; el niño mártir José Sánchez del Río, joven cristero de 14 años fusilado en 1928 .

Y el de dos evangelizadores: san Juan Bosco (1815-1888) y san Juan Pablo II (1920-2005), quien abrió la primera JMJ, y la primera edición fuera de Roma, celebrada en Buenos Aires, Argentina, en 1987.

Entretanto, el arzobispo ilustró que los jóvenes tienen de frente el «gran testimonio de la mujer» latinoame- ricana, encargada de «la educación de los hijos», y de «las madres fundadoras de muchas comunidades cristianas».

Una mujer que «no tiene vino, como María», pero «en constante servicio hacia los demás», ilustró el arzobispo de Panamá.

JMJ de Panamá en cifras: 

37 mil voluntarios inscritos, panameños y tantos provenientes de Colombia que llegarán al país desde el 14 de enero 2019 para trabajar por dos semanas.

47 mil Jóvenes, de los cinco continentes, inscritos oficialmente hasta la tercera semana de diciembre

155 países están representados en la JMJ

243 jóvenes chinos visitarán Panamá. Una curiosidad también será la presencia de chicos y chicas de Palestina y de Jordania.

168 mil jóvenes están terminando actualmente el proceso de inscripción.

250 mil mostraron su interés en la primera etapa.

1 mil 700 periodistas acreditados

¿Costo? 54 millones de dólares.

¿Cómo se financió?

A través de las inscripciones y de los patrocinadores. El gobierno se ocupó de ofrecer servicios e infraestructura.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 6 de enero de 2019 No.1226