Entre los acontecimientos eclesiales más importantes del 2019 está también la asamblea especial del Sínodo de los Obispos para la región pan amazónica que tendrá lugar en octubre.

Ésta será la cuarta reunión del Sínodo de los Obispos del pontificado Francisco, y se esperase refleje en la reunión las preocupaciones pastorales y evangélicas de la región amazónica. Igualmente se espera que esto incluya los impactos de la globalización y el llamado cambio climático en los pueblos indígenas, así como las realidades pastorales concernientes a la atención de las personas que habitan en regiones muy remotas.

El Sínodo para la Amazonía concierne a siete conferencias episcopales y a nueve países de la región amazónica: Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana o Guayana Francesa.

Francisco desea que se discuta sobre este tema: «Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral».

El anuncio de la realización del Sínodo lo dio Francisco en el Ángelus del 15 de octubre de 2017, después de canonizar a 30 nuevos santos de Brasil:

«Tomando el deseo de algunas conferencias episcopales de América Latina, así como la voz de varios pastores y fieles de otras partes del mundo, he decidido convocar una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región panamazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre de 2019.

«El objetivo principal de esta convocatoria es identificar nuevas formas para la evangelización de esa parte del Pueblo de Dios, especialmente de los nativos, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un sereno futuro, también debido a la crisis de la selva amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta» .

Es decir, las intenciones no son meramente ecológicas sino también pastorales.

El obispo emérito Erwin Kräutler, quien dirigió la diócesis de Xingu, Brasil, la diócesis más grande de la Amazonía, durante más de 34 años, informó en una entrevista para la prensa austriaca que en la región urge resolver la «horrenda» escasez de sacerdotes, que ha dejado a los indígenas privados de la Eucaristía.

Monseñor Kräutler, presidente del CIMI (Consejo Misionero Indígena) de la Conferencia Brasileña de Obispos Católicos, dijo a la agencia que el 90% de los católicos en la Amazonía no tienen acceso a servicios religiosos.

Desde el punto de vista ecológico, la Amazonía es la reserva del 30 al 50% de la flora y fauna del planeta, y del 20% de toda el agua dulce no congelada.

Redacción

TEMA DE LA SEMANA: 2019: UN AÑO DECISIVO PARA LA IGLESIA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 13 de enero de 2019 No.1227