Ignacio Josué Bravo Cid de León García es un joven de Puebla, conferencista y cantautor. Su misión es inspirar a las personas, principalmente jóvenes y padres de familia, a través del formato concierto-conferencia, una innovación que Dios le ha inspirado para llevar valores católicos desde hace ya 15 años

Por Chucho Picón

Josué, ¿qué te hizo decidirte por este camino, en lugar de trabajar, por ejemplo, en un despacho donde podrías estar ganando mucho dinero?

▶ Primero que nada porque yo tuve una vivencia personal a través de la cual descubrí que podía usar la música no sólo para entretener sino para inspirar a las personas: una novia mía se quiso suicidar, y gracias a que yo escribí una canción en la madrugada, justo cuando ella estaba haciendo los preparativos para quitarse la vida, y que le hablé por teléfono para cantársela. Al otro día me habló y me dijo que había dejado de tener sentido su idea de suicidarse.

Así es como descubrí que la música sirve no sólo para entretener sino para inspirar; y a partir de ese momento ya no sólo quise cantar sino dejar mensajes.

Salvaste a tu novia con tu música…

▶ Yo creo que fue Dios, que me permitió ser su instrumento.

¿Aún recuerdas alguna estrofa de esa canción?

▶ Sí, dice:

«Para buscarte una sonrisa,
para pescarte una alegría,
para cantarte mis canciones,
para decirte que lo ignores,
para apretarte con mis brazos,
para tomarte de la mano,
para decirte que te amo
y que vas a estar bien;
para curarte las heridas,
para decirte cosas lindas,
para bajarte las estrellas,
mudarme a una de ellas contigo».

Yo le dije esas palabras, que iba a estar con ella; pero en realidad, al final de cuentas, ella lo tomó que Dios le estaba diciendo que Él estaba con ella, para buscarle una sonrisa, bajarle las estrellas y siempre estar con ella en todo momento.

Josué, ¿nunca has tenido la tentación de concursar en «La Voz México», o de irte por lo secular, lo comercial?

▶ De hecho, empecé así; comencé con «Operación Triunfo México»; esa plataforma hizo que en el estado de Puebla me conocieran mucho, gracias a mi participación. Pero cuando yo salí de ese Reality show fue justo que sucedió lo de mi novia; luego en Puebla tomaron mi imagen para una campaña de prevención del suicidio, y yo les hablé de la canción que había escrito para mi novia y cómo es que no se había suicidado después de escucharla, y les pedí que la produjeran en video y la hicieran parte de esa campaña y así lo hicieron; produjeron el video y me invitaron a dar conferencias para jóvenes.

Cuando yo salí de «Operación Triunfo» eso no estaba en mis planes. Yo quería cantar para entretener, pero Dios me llamó por este camino, y es así como ya llevo 15 años dedicado a dar conciertos-conferencias.

Pero en el mundo de la música católica y las conferencias católicas no hay dinero, mucha luz ni cámaras. ¿Qué te ha mantenido durante 15 años?

▶ Dios me envió para empezar el proyecto desde una manera secular: inicié el Instituto de Formación para la Felicidad, donde trabajamos temas de prevención de la violencia, de embarazos tempranos, de adicciones… Nos hemos adecuado a estos contenidos, que se piden en las escuelas, pero al trabajar con esos contenidos todo el respaldo que hay atrás son los valores católicos. Hablamos de amor, de vida, de familia; hablamos de proyecto de vida humano; hablamos de generosidad. ¡Y todo está inspirado en los valores católicos! Solamente que, para poder hacerlo en una manera secular, ha sido a través de este proyecto alterno.

Después de doce años, me empezaron a invitar también a las parroquias, porque se dieron cuenta de lo que estaba atrás de mis mensajes, de mis canciones y de los talleres que damos a los papás; se dieron cuenta de que aquí estaba un joven católico, comprometido con la verdad, con la felicidad real, con acercar a los jóvenes a los valores. Fue así que me empezaron a invitar a congresos religiosos y a parroquias.

¿Cómo definirías tu música, hablando en términos musicales?

▶ La música de Josué Bravo es una música que inspira, que hace reflexionar, pero que también te pone a bailar, que te divierte y te conecta con la mejor versión de ti mismo, y te conecta también con Dios.

¿Cómo se cumplen los sueños?

▶ Dejando tu vida en manos de Dios, pero no de una manera pasiva. Hay que ponerse en sus manos en las adversidades, en los problemas, en todas las situaciones que se van presentando, pero siempre luchando, buscando y tratando de dar pasos hacia adelante. Ésa es la única manera; levantándose, cayéndose y aprendiendo. Y, además, siempre poniendo al servicio de los otros el proyecto de cada quién.

¿Dónde podemos encontrar tu música y bajarla?

▶ Pueden encontrarme en todas las plataformas de descarga de internet, incluso a través de los celulares. Y también en redes sociales. En Facebook me encuentran como Josué Bravo, y en www.operacionfelicidad.org que es la página de nuestro proyecto.

Si alguna escuela, algún maestro, alguna institución o alguna parroquia quieren invitarnos para que hagamos un concierto-conferencia, con todo gusto nos encantará poder trabajar con sus jóvenes.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 13 de enero de 2019 No.1227