¿Por qué peligran y desaparecen las lenguas?

Una lengua desaparece cuando se extinguen sus hablantes, o cuando éstos dejan de utilizarla para expresarse en otra que, con frecuencia, está más extendida y es hablada por un grupo preponderante.

La supervivencia de una lengua puede verse amenazada por factores externos; por ejemplo, un sojuzgamiento de índole militar, económica, religiosa, cultural o educativa.

Y también por factores internos; por ejemplo, la actitud de rechazo de una comunidad hacia su propio idioma.

Hoy en día, el aumento de los fenómenos migratorios y la celeridad de la urbanización suelen acarrear una desaparición de los modos de vida tradicionales, así como una fuerte presión para hablar la lengua predominante que es necesaria —o se percibe como tal— para participar plenamente en la vida de la sociedad y progresar en el plano económico.

¿Cómo determinar si una lengua está en peligro de desaparición?

Un solo factor no es determinante para afirmar que una lengua se encuentra en peligro de desaparición. La UNESCO identifica nueve factores, que deben considerarse en su conjunto:

  • La transmisión del idioma de una generación a otra.
  • El número absoluto de sus hablantes.
  • La proporción de sus hablantes con respecto a la población total.
  • Los cambios en los ámbitos de utilización del idioma.
  • La capacidad de reacción ante los nuevos ámbitos de actividad y los media.
  • La disponibilidad de material destinado a la alfabetización en el idioma y la enseñanza de éste.
  • La actitud ante el idioma y la política lingüística de las autoridades gubernamentales y las instituciones, comprendida la cuestión de su reconocimiento y uso oficiales.
  • La actitud de los miembros de la comunidad de hablantes hacia su propio idioma.
  • La cantidad y calidad de documentos en el idioma.

¿Por qué debemos preservar las lenguas?

Todo idioma refleja una visión del mundo única en su género, con su propio sistema de valores, su filosofía específica y sus características culturales peculiares. Su extinción supone una pérdida irrecuperable de los conocimientos culturales únicos que se han ido encarnando en él a lo largo de los siglos.

Alitet Nemtushkin, un poeta de la minoría evenki (China), resume así los sentimientos y temores de los que hablan lenguas en peligro de extinción:

Si olvido mi lengua materna y los cantos que entona mi pueblo,
de qué me sirven mis ojos y oídos, para qué quiero mi boca.
Si olvido el olor de mi tierra y no la sirvo como debo,
para qué quiero mis manos, qué hago yo en este mundo.

«Cómo podré admitir la insensata idea de que mi lengua es pobre y endeble, cuando las últimas palabras de mi madre fueron musitadas en evenki».

¿Qué significa la expresión «lengua extinguida»?

Cuando decimos que una lengua se extingue es que deja de ser la primera lengua que los niños aprenden en sus hogares, y que el último locutor que aprendió la lengua de esta manera falleció en las últimas cinco décadas.

Puede ser posible revivir lenguas extinguidas, en caso que exista documentación adecuada y una gran motivación por parte de la comunidad étnica. Los esfuerzos de revitalización comienzan cuando aún existen ancianos que hayan aprendido una lengua siendo niños, y esto aún en los casos en los que existe un intervalo de varias generaciones que no la hayan practicado. Existen cada vez más ejemplos de lenguas revividas, aunque muchos lingüistas todavía desean distinguir estas lenguas de aquellas que han sido habladas de manera continua, sin interrupción.

¿Qué podemos hacer para evitar que una lengua desaparezca?

Crear las condiciones propicias para que sus hablantes la sigan usando y la enseñen a sus hijos. Esto exige con frecuencia la adopción de una política estatal que reconozca y proteja las lenguas minoritarias, el establecimiento de sistemas educativos que fomenten la enseñanza en la lengua materna de los educandos, y una colaboración creativa entre los miembros de la comunidad de hablantes y los lingüistas para elaborar un sistema escrito de las lenguas habladas y enseñarlas oficialmente. Habida cuenta de que la actitud de una comunidad de hablantes hacia su propio idioma es el factor más importante para su supervivencia, es fundamental crear un contexto sociopolítico que propicie el plurilingüismo y el respeto de las lenguas minoritarias.

Fuente: UNESCO

ÉSTAS SON ALGUNAS LENGUAS QUE ALGUNA VEZ SE HABLARON EN MÉXICO PERO QUE YA ESTÁN EXTINTAS:

▶ Cochimí (Baja California)

▶ Nak’ipa (Baja California)

▶ ‘Ipa juim (Baja California)

▶ Ignacieño (Baja California)

▶ Borjeño (Baja California)

▶ Guaicura (Baja California Sur)

▶ Laimón (Baja California Sur)

▶ Aripe (Baja California Sur)

▶ Huichití (Baja California Sur)

▶ Cadégomeño (Baja California Sur)

▶ Didiu (Baja California Sur)

▶ Pericú (Baja California Sur)

▶ Isleño (Baja California Sur)

▶ Monguí (Baja California Sur)

▶ Tubar (Sonora)

▶ Ópata (Sonora)

▶ Eudeve (Sonora)

▶ Quinigua (Nuevo León)

▶ Cotoname (Tamaulipas)

▶ Naolano (Tamaulipas)

▶ Maratino (Tamaulipas)

▶ Coahuilteco (Coahuila)

▶ Solano (Coahuila)

▶ Tepecano (Jalisco)

▶ Cuitlateco (Guerrero)

▶ Chumbia (Guerrero)

▶ Pochuteco (Oaxaca)

▶ Tequistlateco (Oaxaca)

▶ Chiapaneco (Chiapas)

▶ Chicomuselteco (Chiapas)

▶ Tapachulteco (Chiapas)

TEMA DE LA SEMANA: TESOROS QUE SE PIERDEN: ¿CUÁNTAS LENGUAS ESTÁN A PUNTO DE MORIR?

Publicado en la edición impresa de El Observador del 24 de febrero de 2019 No.1233