Lampedusa es una isla de 5 mil habitantes, perteneciente a Italia. Ahí casi no hay trabajo, carece de fuentes propias de agua potable, no hay hospital y el pueblo sobrevive del turismo invernal. Sin embargo, se ha convertido en símbolo universal de acogida a los migrantes, pues, a lo largo de 25 años, ciento de miles de ellos, venidos de África y de Asia, han entrado a Europa por ahí.

Para 2015 Lampedusa se había transformado en el principal puerto de desembarco de migrantes en Italia. Pero al final la carga fue mayor de lo que el pueblo podía afrontar, así que eligió un alcalde dispuesto a regular la migración y a enfrentar los problemas que ésta les trajo: robos, borracheras, asesinatos, disminución del turismo, etc.

Ya se sabe que en América el gran destino migratorio es Estados Unidos, pero que también la mayoría de los migrantes jamás podrán cruzar la frontera y se quedarán en México; la mayoría de ellos en Tijuana.

En octubre de 2018, antes de entrar en funciones como presidente de México, López Obrador ya había prometido trabajo a los migrantes centroamericanos venidos en las caravanas, y otros de su partido propusieron darles casas de interés social y hasta seguros de desempleo. Tras asumir el poder en diciembre, el nuevo gobierno federal ha asegurado que está en capacidad de atender a los 10 mil migrantes que dice que ingresan cada día a México.

La pregunta es: ¿Cómo hará para dar empleo a tantos migrantes, si ya de por sí hay 2 millones 700 mil desempleados mexicanos, y que el 56.6% de los connacionales que sí trabajan lo estén haciendo en la informalidad por falta de mejores oportunidades?

Cuando López estuvo al frente del gobierno del DF, sus políticas de izquierda ahuyentaron las inversiones en la entidad y, por tanto, la generación de empleos, de manera que la tasa de desempleo se incrementó un 63%. ¿Podrá cumplir entonces con lo que promete o dejará a Tijuana sola con el enorme reto?

TEMA DE LA SEMANA: TODOS LOS MUROS, EL MURO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 10 de febrero de 2019 No.1231