El Papa Francisco prestó su casa, la residencia de Casa Santa Marta, en el Vaticano, para realizar un retiro espiritual y reunir durante dos días, el 10 y el 11 de abril, a los enemigos, protagonistas de una de las guerras civiles más sangrientas de los últimos años en Sudán del Sur.

Y cumplió un gesto histórico: se arrodilló y besó los pies de tres líderes que firmaron el documento de reconciliación; también una mujer, política y asesora del presidente, Rebecca Nyandeng De Mabior.

Tal hecho causó revuelo en las redes sociales y gran cantidad de comentarios. En la página de Facebook de El Observador de la Actualidad, la imagen obtuvo:

Reacciones: 21 mil 203

Comentarios: 2 mil 727

Compartido: 21 mil veces

Noticias y periodismo católico. Entra a www.facebook.com/observacatholic  y en twitter síguenos en www.twitter.com/observacatholic

Publicado en la edición impresa de El Observador del 28 de abril de 2019 No.1242