El Papa Benedicto XVI ya nos decía que «sin la oración diaria vivida con fidelidad, nuestro obrar se vacía»

Hozana es una iniciativa que nace en el año 2014 en Francia. En donde el pensamiento de su creador, Thomas Delenda, fue el de unir los distintos carismas de la Iglesia en una sola plataforma. En un momento en que existen diferencias dentro de ella, es bello encontrar una iniciativa que acoja las distintas expresiones de la fe católica, que no solo nos las presente sino que se formen comunidades virtuales en las que podemos orar juntos. Y así gozar de la magnífica riqueza de la Iglesia católica y sus expresiones en la comunidad de los santos.

Hozana no es un sitio de encuentros efímeros. Los encuentros allí son invisibles, pero mucho más sólidos que ningún otro encuentro, porque se inscriben en la eternidad.

¿Cómo es posible todo esto?

Porque las oraciones de esta red no son dirigidas a un servidor, sino a un «Siervo» que multiplica la fuerza y el alcance de ellas: ¡El Hijo De Dios! Así, lo que parece insignificante, pasando por Cristo, se vuelve irresistible. Nos dice: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá» (Mt.7,7-8). Durante las apariciones a Santa Catherine Labouré, rue du Bac en París, la Virgen María dijo lo mismo: «Dios tiene tanta gracia para dar que no pedís…»

¿Cómo funciona?

Hozana es una asociación animada por laicos católicos, desde una perspectiva ecuménica. Su misión es permitir que todos ayuden a sus hermanos a acercarse a Jesús, creando una gran comunidad de oración en internet.

La asociación desarrolla la página Hozana, que permite crear o unirse a comunidades de oración en torno a proposiciones espirituales (intenciones, meditaciones, formación con la oración, etc.). Todo esto sumado a la aplicación Hozana que permite orar con amigos.

Para las comunidades, movimientos religiosos, y otras organizaciones, Hozana hace posible crear y animar comunidades de oración gratuitas, accesibles a la mayor cantidad de personas y en todo el mundo gracias a Internet.

Con información de CatholicLink

Publicado en la edición impresa de El Observador del 5 de mayo de 2019 No.1243