Cada advocación mariana tiene una historia maravillosa, con personajes que la encontraron, la defendieron y le buscaron un lugar sagrado para preservarla. Desde entonces, siempre han existido aquellos que van en contra de la fe, que quieren destruirla, pero María y su misión evangelizadora han perdurado por los siglos dando fe y testimonio de que Ella es la verdadera Madre de Dios y, hasta hoy, el patronato de la Virgen María es un servicio de amor materno que experimentamos constantemente en nuestras vidas.

Nuestra Señora de los Ángeles

Actualmente se encuentra en uno de los santuarios más bellos de la capital de la República Mexicana. En 1580 las lluvias desbordaron los lagos que había en el norte de la ciudad quedando completamente inundado el barrio de Coatlán. Entre los objetos que flotaban en las aguas se vio el lienzo donde estaba pintada una imagen de la Virgen María. Izayoque, el cacique de aquel lugar, piadoso como era, la recogió; le conmovió tanto su estado que mandó hacer una pintura semejante a ella y la colocó en un oratorio de adobe, cubierto de paja. Esta prodigiosa pintura que hoy se venera es la misma que mando pintar Izayoque. La que ha padecido lluvias, temporales, descuido y abandono de la gente, lo que demuestra el carácter sobrenatural de su conservación.

En torno a María de los Ángeles se da una intensa pastoral de comunidades de base para realizar la tarea siempre nueva de evangelizar porque todo cristiano está llamado a la santidad y a la misión.

  • Reconocimiento pontificio

Pío IX, le concedió la gracia singular del jubileo de la Porciúncula. El 28 de octubre de 1923 se obtuvo la coronación de esta maravillosa imagen.

Nuestra Señora de Zapopan

Zapopan fue fundada en 1541 por Francisco Bobadilla, después de una dura batalla de los españoles contra los tochos, pobladores de este lugar. Los indios resistieron valientemente a las fuerzas opresoras. Entonces surge como un ángel de paz Fray Antonio de Segovia, lleno del amor de Jesucristo y sin más armas que una pequeña imagen de la Virgen María, la Inmaculada Concepción que llevaba colgada al pecho, y le había acompañado en todas sus correrías apostólicas. Después de muchas dificultades logró entrar en la sierra, y habló con tal elocuencia que logró convencerlos, confesando ellos que del pecho de aquel santo varón salía una irradiación que iluminaba sus mentes y movía la voluntad, para aceptar su predicación y pedir el bautismo.

Era la Virgen Inmaculada que por ese medio quiso ganar el cariño de sus hijos y hacerles gustar las verdades de la fe cristiana, empezando así ese caudal de gracias que ella derramaría a través del tiempo en el santuario.

  • Reconocimiento pontificio

El 18 de enero de 1921 se le coronó. El 11 de octubre de 1989 se le proclamó la Patrona de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

La ciudad de San Juan de los Lagos fue fundada a finales del siglo XVI. Fray Antonio de Segovia, el gran apóstol de los indígenas de estas tierras, acostumbraba dejar en cada lugar que evangelizaba una imagen de la Virgen Inmaculada. Así fue como los habitantes de San Juan de los Lagos tuvieron una imagen por la cual venerar a la Madre de Dios. Con el transcurso del tiempo la imagen vino a quedar muy deteriorada, los indios la desecharon y la olvidaron en la sacristía. Sólo la humilde Ana, quien se ocupaba de barrer la iglesia, le tenía una gran estima; la Virgen tenía a través de esta imagen agradables comunicaciones con ella.

Por los años 1623, una familia de trapecistas se dirigía de San Luis Potosí a Guadalajara, pasando por San Juan. Con el fin de entrenarse para la función, se pusieron a saltar sobre afilados cuchillos. Sucedió que la hija menor vino a dar vueltas antes del tiempo previsto y el cuchillo atravesó su cuerpo causándole la muerte. Sus padres y su hermana se afligieron mucho y así mismo la gente que lo supo.

Ana, la esposa del sacristán, se presentó con la imagen de la Virgen María. La puso en el cuerpo de la niña y ésta empezó a cobrar vida. Todos los circunstantes se llenaron de asombro, glorificando a Dios y a la Virgen María.

Los padres de la chica, en gratitud a la Virgen, mandaron reparar la imagen con un joven que apareció misteriosamente y del que nunca más se supo nada. La Virgen María tiene singular predilección por lo sencillo y humilde. Es por esto que, por medio de una imagen deteriorada y desechada, establece íntimas comunicaciones con la humilde Ana; después se suceden las innumerables gracias y bendiciones.

La piedad popular le construyó una capilla de adobe y techo de paja que a través del tiempo vino a convertirse en la Basílica de Nuestra Señora de los Lagos.

  • Reconocimiento pontificio

El 15 de agosto de 1901 fue coronada. El 30 de septiembre Roma concede el patronato de Nuestra Señora de San Juan para la diócesis de Guadalajara.

Nuestra Señora de Guanajuato

Esta imagen es la más antigua que se conserva en México y tal vez en toda América Latina. Se dice que ya existía en el siglo VII, en España. Era tenida en gran estima en la Ciudad de Santa Fe, Granada, mas cuando fue atacada España, los mahometanos trataron de extinguir el cristianismo destrozando los objetos más sagrados del culto. Los españoles escondieron las imágenes y objetos sagrados en árboles, en las aberturas de las paredes, en las cuevas de los montes, en los pozos, para librarlas de las profanaciones que pudieran cometer los musulmanes. Los granadinos ocultaron así esta imagen ahí donde permaneció ocho siglos y medio que duró la dominación árabe en España. Se considera un verdadero prodigio que se conserve sin deterioro alguno.

Fue redescubierta en el siglo XVI, causando gran alegría a los habitantes de Santa Fe. Pero no pudieron disfrutarla mucho tiempo, porque la Providencia Divina dispuso que esta imagen fuera venerada en la América naciente. Carlos V pensó en regalar esta joya de infinito valor. La trajo Pedro Afán de Rivera que, ignorando el camino, estaba muy desconsolado; más se le ocurrió acudir a la Santa Imagen. Fue colocada sobre un tambor con dos velas encendidas suplicándole que fuera luz y guía en aquellos caminos nuevos y desconocidos. En cuando amaneció vieron dos palomas, por lo cual supusieron Pedro Afán y compañeros que no estaba lejos algún poblado. Siguieron el rumbo que las palomas marcaban con su vuelo y a poco tiempo llegaron a Guanajuato, Esto sucedió en el año 1557. Los habitantes se pusieron muy contentos, recibieron la imagen con cantos y la pusieron en el hospital de los indígenas. Como no tenía advocación especial, se comenzó a llamarle Nuestra Señora de Guanajuato.

  • Reconocimiento pontificio

El 31 de noviembre de 1908 se obtuvo de Pío X la coronación para esta imagen.

Nuestra Señora de los Dolores de Soriano

La Historia de la imagen de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano empieza con la evangelización de la Sierra Gorda de Querétaro, ya que, dentro de las manifestaciones de fe de aquellos frailes que vinieron a evangelizar estos lugares, una de ellas era la de traer consigo una imagen de la Virgen María, la cual dejaban en cada uno de los pueblos por donde misionaban.

Al inicio de estas misiones dominicas, la pequeña y bella imagen de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano presidió la Misión en Zimapán, hoy estado de Hidalgo. Cerrada esta misión los frailes dominicos la llevaron a Maconí.

La Misión de Santo Domingo de Soriano, en Maconí, no solo fue un gran centro de catequesis de los indios chichimecas jonases, los más bravos de la Sierra Gorda, sino también fue centro de piedad mariana bajo la devoción de Nuestra Señora de los Dolores.

Un posible enfrentamiento entre los inquietos chichimecas jonases y los españoles causó la destrucción del templo provocando que la imagen de la Virgen quedara bajo los escombros (1692).

Pocos años después, la imagen fue rescatada y colocada en la iglesia de la Misión de Santo Domingo de Soriano a cargo de los dominicos en el año de 1714.

De ahí que la Virgen de Soriano haya sido y siga siendo la gran misionera de la región que dejaron los religiosos dominicos al ausentarse a mediados del siglo XVIII.

  • Reconocimiento pontificio

El 31 de octubre de 1969 fue constituida y declarada por la Santa Sede la Bienaventurada Virgen María de los Dolores «de Soriano», Patrona Principal de la Diócesis de Querétaro.

Purísima Concepción de María (Virgen Chiquita)

Una antigua tradición afirma que hacia el año 1698 vivía en Monterrey el matrimonio indígena de Estaban Martín y Antonia Teresa. Al poco tiempo murió Esteban y la mujer contrajo nuevamente matrimonio con otro indígena tlaxcalteco de nombre Diego Hernández que ejercía los oficios de albañil, zapatero y carpintero. En su humilde casa hizo un oratorio donde se daba culto a la Virgen María en una pequeña imagen que tenía. Los vecinos acudían a rezar a la capilla de la Zapatera, como llamaban a Antonia Teresa.

Un hecho milagroso atrajo la atención de la gente hacia la imagen, cuando en 1716 cayó sobre la ciudad una fuerte inundación que duró 40 días, aumentada con una tromba que azotó a la Huasteca y amenazaba con destruir la población.

Se cuenta que la india Antonia Teresa, angustiada y llena de fe, en compañía de su familia y de algunos vecinos, invocó la intercesión de la Madre de Dios, sacó la pequeña imagen de su casa-oratorio y la llevó a las orillas del río Santa Catarina y la imagen bajó sus manos calmando la lluvia torrencial y se salvó la ciudad. Desde entonces la Virgen de Antonia Teresa fue venerada con gratitud.

  • Reconocimiento pontificio

El 8 de diciembre de 1989 su templo fue erigido en Basílica Menor y la imagen fue coronada por Juan Pablo II el 10 de mayo de 1990.

Nuestra Señora de la Soledad

Parral, Chihuahua, es una ciudad pequeña del norte de la República Mexicana. Fue fundada en el año 1631 por Juan Rangel del Biesma.

Entre los tesoros naturales de esta población minera hay una joya de gran valor: es la Virgen María en su advocación de la Soledad, cuya imagen data del siglo XVII. Seguramente esta imagen, como algunas del continente, fue traída de España. Se conserva en el templo de San Juan de Dios, el primer templo construido en este lugar hacia el año de 1682, y que por su antigüedad es de gran valor arquitectónico.

En el año de 1942 llegó a Parral el dinámico sacerdote Agustín Pelayo, apóstol de la Virgen María, quien trabajó denodadamente por obtener su coronación. En la visita pastoral que hizo don Antonio Guizar y Valencia, con brillante elocuencia el padre Pelayo le dio a conocer la extraordinaria devoción que inspiraba a todos los habitantes de la región la imagen de la Virgen de la Soledad, que desde tiempo muy antiguo era invocada por los campesinos.

Después de escucharlo con mucho interés, monseñor Guízar le dijo: Es una imagen que merece ser coronada con autorización pontificia.

A pesar de las objeciones del entonces mandatario municipal Alfredo Chávez, la imagen fue llevada por todo el pueblo, aclamada con cantos y oración.

  • Reconocimiento pontificio

Con una gran fiesta culminó una solemne coronación en la plaza, el 22 de octubre de 1943, por el arzobispo metropolitano, el Siervo de Dios, Luis María Martínez.

Virgen de la Salud

El nombre Pátzcuaro significa lugar de mantos y lutos, porque ahí iban los tarascos a llorar a sus muertos y sacrificados. La Virgen María vino a transformar ese lugar en uno de alegría, consolando sus penas y curando sus enfermedades. Ahí acude la multitud de peregrinos con plegarias muy conmovedoras.

Esta imagen se remonta hasta los primeros tiempos de la conquista. Fue elaborada por los indígenas con pasta de médula de maíz, bajo la dirección de Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán en 1538 y gran evangelizador de los indígenas.

El señor obispo la colocó en el altar del hospital, bajo la advocación de Santa María. Así quedaron los enfermos bajo el amparo de la Madre de Dios, refugio de los fieles en todos los peligros y necesidades de la vida.

Su benéfica presencia se hizo sentir en toda la población y empezaron a invocarla como Nuestra Señora de la Salud. Posteriormente se le construyó su santuario.

  • Reconocimiento pontificio

El 8 de diciembre de 1899 fue la coronación entre grandes muestras de cariño, alegría y reconocimiento de la gente. En 1907 el santuario fue elevado a Colegiata, en 1924 a Basílica «María, Salud de los enfermos».

Nuestra Señora de Izamal

Izamal era la ciudad sacerdotal y cabecera del imperio maya. El padre Diego de Landa catequizó esa región, caminando a pie y descalzo. Como los misioneros vivían entre la población idólatra, el padre construyó una iglesia y un convento, con la ayuda de los indígenas. Más tarde los misioneros y los recién convertidos hicieron todas las diligencias necesarias para traer de Guatemala dos estatuas idénticas de la Virgen María que representan a la Inmaculada Concepción.

Miden 1 metro. La virgen no tardó en conceder favores a sus devotos. Algunos testimonios están consignados en las crónicas de la Iglesia y otras dibujadas en los muros del templo.

De todas partes acudían a visitar a la Virgen. Indígenas y españoles la visitaban en cualquier día, pero el 8 de diciembre acudía todo Yucatán, Cozumel, Tabasco y Chiapas. Los nativos, sobre todo, le ofrecían regalos.

En el año de 1648 Yucatán fue víctima de grades calamidades: despojos por parte de la piratería, catástrofes provenientes de la naturaleza, y, sobre todo, una terrible peste que diezmó la región. Angustiada, la población acudió a Izamal para pedir prestada la imagen de la Virgen y llevarla a la catedral para hacer un novenario, y pedirle su ayuda. La persona comisionada para dicho traslado fue afectada por la enfermedad y al estar frente a la Virgen quedó sanada. El pueblo, enterado de tal gracia, complacido salió a su encuentro.

Los nativos, temerosos de que no volvieran a ver a su amada imagen, desconsolados suplicaron al padre provincial que no permitiera dicho traslado.

Después de oír razones, aceptaron, pero con la condición de que el padre provincial se quedara como rehén 17 días.

La imagen salió de la iglesia acompañada de mucha gente. A su paso por las distintas localidades salían muchas personas a festejarla con bailables y cantos. En Mérida, fue recibida por gran cantidad de enfermos y convalecientes. Las personas sanas eran pocas. Muchos de los enfermos recuperaron pronto la salud.

  • Reconocimiento pontificio

De agosto de 1948 al 22 de agosto de 1949 se realizó el Año Mariano Sacerdotal Diocesano, que concluyó con la coronación pontificia de Nuestra Señora de Izamal ante numerosos prelados y visitantes.

TEMA DE LA SEMANA: MARÍA EN MÉXICO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 5 de mayo de 2019 No.1243