Luces, cámara y click, esta es la nueva forma en que las generaciones venideras están creciendo, mientras los adultos son estrellas de las redes sociales. Los niños también van ganando terreno e incluso dinero por estar provocando a las audiencias infantiles, algunos como triunfadores de las multipantallas y otros como asiduos consumidores.

Por Mary Velázquez Dorantes
De acuerdo con las últimas estadísticas, el 64% de los niños ya están usando plataformas como Youtube, con contenidos aptos para niños de 6 años de edad. Es un nuevo fenómeno que exige responsabilidad y cuidado con esta infancia, aquello que los psicólogos sociales llaman el uso de la comunicación responsable para menores.

¿Cuáles son los rangos de mediatización en la que un niño puede tener alcance al convertirse en youtuber? 88 países, 76 idiomas y un 95% de usuarios conectados entre los 12 meses y 8 años de los principales usuarios. Es una novedad que les resulta fascinante, dado que es la principal fuente de entretenimiento de las nuevas generaciones. Los youtubers infantes están creando, produciendo y persuadiendo estilos comunicativos. El entorno digital está creando acceso para los menores y los está adaptando para la vida pública bajo la idea de tener seguidores.

UN POTENCIAL NEGOCIO

Aun cuando suena creativo, impactante y asombroso el tema, no se puede olvidar que se está hablando de una industria cultural cuyo creciente negocio es multimillonario. Al principio no se observa todo lo que se encuentra detrás, es de a poco como las situaciones se van originando, los niños youtubers son «productos» que se están visualizando. Los más famosos ya han firmado contratos con marcas de juguetes y ropa; los que apenas inician están en el proceso de negociación. Los pequeños se convierten en agentes comerciales con su contenido audiovisual. Algunos gozan de su propio canal de Youtube y sus contenidos están siendo examinados por investigaciones académicas. De protagonistas a promotores determinados, algunos ofrecen premios y otros concursos para motivar mayores visitas. Se juega con los saludos a los usuarios, se agrupa a los suscriptores y el contenido gira en torno a juguetes, cromos, retos en familia e incluso viajes.

NO SOLO CREAN, TAMBIÉN CONSUMEN

Esta nueva infancia, además de crear contenidos, también crea una tendencia alta de consumidores. Las horas que pasan expuestos pueden ser extensas y algunos padres lo denominan la alfabetización digital, el punto de partida para después producir y tener sus propias audiencias. Estos pequeños interactúan con sus comunidades; es una habilidad social nueva, experimentan los nuevos entornos digitales, y se apropian de los contenidos.

Los niños de hoy quieren aparecer en internet, por lo tanto los padres deben tomar la decisión de apoyarlos o bien orientarlos para entender esta situación. Hoy ser youtuber es una profesión, lo ven como una forma de ser artista más allá de querer ser futbolista, bombero o policía como antaño. El padre de familia, antes de poner al hijo frente a la pantalla, tendrá que analizar la situación de riesgos: el fenómeno de la dependencia y una vida sin privacidad anticipada.

Los expertos recomiendan que sólo por el simple hecho de dar un gusto o ganar dinero con un canal de Youtube no se va exponer al infante; se tiene que trabajar constantemente en una autoestima reforzada, aprender continuamente, conocer las opciones de privacidad o seguridad, valorar las situaciones, analizar el tema de huella digital y la presencia de los padres es fundamental para cada situación.

Así son los Youtubers infantiles

  • Tienen aproximadamente de 7 a 11 años de edad.
  • Su entorno es Multimedia e Internet es su nueva fuente de vida diaria.
  • Algunos de los vídeos que se suben a la red tienen 18 horas de trabajo por parte de ellos y sus asesores.
  • El 90% de los videos que se encuentran en la red social son videos publicados por participantes que sueñan con ser famosos.
  • La llamada generación Z ve más de 1.5 millones de videos en Youtube.
  • El 70% de los usuarios busca videos relacionados con la inteligencia artificial.
  • Algunos de los youtubers saltan a Instagram para ser vistos.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 19 de mayo de 2019 No.1245