El 15 de mayo de 1867, después de tan sólo tres años en México, Maximiliano de Habsburgo, segundo emperador de la nación, entregó su espada al general Mariano Escobedo en señal de rendición tras 71 días del Sitio de Querétaro. Posteriormente el republicano Benito Juárez dictaría que el monarca muriera fusilado, lo cual ocurrió en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867. Pero, ¿en qué lugares estuvo preso Maximiliano antes de su ejecución?

1 Convento de la Santa Cruz

Por órdenes de Mariano Escobedo, tanto el emperador Maximiliano como sus generales Mejía y Miramón y demás soldados del bando de los vencidos fueron concentrados en el Convento de la Santa Cruz. Eran cerca de 600 prisioneros a los que se les amontonó en el convento. A Maximiliano se le asignó una celda, la cual ocupó del 15 al 17 de mayo de 1867.

2 Convento de Teresitas

El día 17 de mayo los cautivos fueron trasladados a pie por las calles de la ciudad de Querétaro a un lugar más amplio: el Convento de Teresitas, pero Maximiliano, que estaba enfermo, fue trasportado en un carruaje.

3 Convento de Capuchinas

Luego Escobedo declaró que el Convento de Teresitas era inapropiado para prisión, así que trasladó al emperador, a Mejía y a Miramón al Convento de Capuchinas el 22 de mayo. Pero como las habitaciones que estaban destinadas a cada uno aún no estaban disponibles, les hicieron pasar la primera noche en el antiguo panteón del convento.

4 Cerro de las Campanas

Después de 27 días en el Convento de Capuchinas —hoy Museo de la Restauración de la República, donde se ha recreado la prisión del emperador ya que la verdadera celda fue destruida—, Maximiliano y sus generales fueron llevados al Cerro de las Campanas, donde fueron ejecutados.

TEMA DE LA SEMANA: EL JUICIO DE MAXIMILIANO, EL OTRO LADO DE LA HISTORIA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 16 de junio de 2019 No.1249