A diferencia del proceso electoral del 2018, en esta ocasión los votantes podrán encontrar en el desempeño y acciones del nuevo gobierno más reales referentes.

Por Luis Antonio Hernández*

El próximo domingo 2 de junio, se realizarán elecciones en seis estados de la república mexicana. Entidades que, entre otras cosas, coinciden en tener actualmente un gobierno distinto a Morena.

Asimismo, en lo relativo a la composición de sus órganos legislativos, se observa una situación similar, salvo en los congresos de Durango y Puebla, que desde 2018 se encuentran dominados por el partido mayoritario, mientras que Aguascalientes, Baja California y Tamaulipas conservan un claro predominio del PAN, en tanto que en Quintana Roo la representatividad se encuentra compartida entre Acción Nacional y el PRI.

Además de lo anterior, es importante destacar que la mayoría de estas provincias cuentan con ordenamientos jurídicos que protegen la vida desde su inicio en la concepción, así como la estructura familiar tradicional.

Después de casi 10 meses de hegemonía de Morena y sus aliados en las cámaras de diputados y senadores, que han sido aprovechados entre otros temas, para presentar e iniciar la discusión de diversas iniciativas encaminadas a permitir el aborto en nuestro país, posibilitar el reconocimiento nacional de las uniones entre personas del mismo sexo, así como para despenalizar el uso de diferentes drogas.

Y apenas a siete meses del inicio del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien entre polémicas decisiones como la de cancelar el presupuesto para las instancias infantiles, apenas hace una semana decretó la institución del día nacional de la lucha contra la homofobia, lesbofobia, la bifobia y la transfobia.

Los ciudadanos de Aguascalientes, Baja California, Durango, Puebla, Quintana Roo y Tamaulipas protagonizarán las primeras elecciones de la era López Obrador, en las que aproximadamente 14 millones de potenciales electores, de los cuales un poco más del 80% profesan la religión católica, elegirán 2 gobernadores, 86 diputados locales y 60 presidentes municipales.

A diferencia del proceso electoral del 2018, en esta ocasión los votantes podrán encontrar en el desempeño y acciones del nuevo gobierno, así como de los legisladores federales y locales que resulten electos en esa jornada cívica, referentes reales que les proporcionen mayores elementos de juicio para razonar su voto.

Los habitantes de estas seis localidades, que se caracterizan por una profunda fe y un acendrado aprecio a los valores fundamentales, además podrán elegir a los candidatos con los mejores perfiles y propuestas a favor de la protección de la vida desde la concepción y hasta la muerte natural, la defensa del matrimonio y la familia tradicionales, la justicia y el mayor bien de todos.

Tendrán simultáneamente la posibilidad de calificar las formas, eficacia, efectos y consecuencias del modelo de gobernanza implementado por la actual administración.

Están en juego mucho más que 148 cargos de elección popular.

ASÍ SERÁ LA ELECCIÓN

  • 6 entidades del país tendrán comicios. Ninguna de estas entidades es actualmente gobernada por Morena
  • 13 millones de ciudadanos acudirán a las urnas
  • 148 cargos de elección popular, destacando entre ellos dos gubernaturas.

*Director de Voto Católico

Publicado en la edición impresa de El Observador del 26 de mayo de 2019 No.1246